Béisbol

El primer campeón de bateo latinoamericano

EL MEXICANO Roberto "Beto'' Avila brilló en la pelota de Grandes Ligas entre 1949 y 1959 
con los uniformes de Cleveland, Baltimore, Boston y Milwaukee.
EL MEXICANO Roberto "Beto'' Avila brilló en la pelota de Grandes Ligas entre 1949 y 1959 con los uniformes de Cleveland, Baltimore, Boston y Milwaukee.

Su historia está escrita con letras de oro. Fue el primer pelotero latinoamericano en ganar un campeonato de bateo en el béisbol de Grandes Ligas, superando en la Liga Americana en la temporada de 1954 al temible toletero de los Medias Rojas de Boston, Ted Williams, y al estelar jardinero cubano Orestes Miñoso.

Roberto "Beto'' Avila nació en Veracruz, México, el 2 de abril de 1924. Murió en la misma ciudad a los 80 años, el 26 de octubre del 2004.

Su debut en Grandes Ligas ocurrió el 30 de abril de 1949 con el uniforme de los Indios de Cleveland.

También actuó con los Orioles de Baltimore, Medias Rojas de Boston y Bravos de Milwaukee.

Su juego final ocurrió el 29 de septiembre de 1959.

Avila fue un bateador de promedio y oportuno, buen corredor, agresivo en las bases y un excelente jugador defensivo en la intermedia.

Terminó su carrera de once temporadas en las Mayores con average de .281 y .359 con hombres en circulación.

A la defensa, su promedio fue de .978 en 1237 partidos, actuando como segunda base, torpedero y antesalista.

Participó en tres Juegos de Estrellas con el equipo de la Liga Americana que reunía en dicha época a luminarias como Mickey Mantle, Ted Williams, Orestes Miñoso, Luis Aparicio, Yogi Berra y Stan Musial, entre otros.

También actuó en la Serie Mundial de 1954 cuando los Indios de Cleveland dirigidos por Al López vencieron a los campeones de la Liga Nacional, los Gigantes de Nueva York, bajo la dirección de Leo Durocher y con una de las grandes figuras de todos los tiempos en Grandes Ligas, el jardinero Willie Mays, que también había ganado la corona de bateo en la Liga Nacional.

En la campaña donde conquistó la corona de bateo, Avila finalizó tercero en la votación para el Jugador Más Valioso, distinción que ganó el receptor de los Yankees de Nueva York, Yogi Berra.

El mexicano fue líder en triples en la campaña de 1952, con 11; segundo en imparables conectados en 1952 y 1954, segundo en carreras anotadas en 1952 y tercero en bases robadas en 1956.

Avila también representó a su país en un Campeonato Mundial Amateur celebrado en Venezuela donde su equipo perdió en una serie extra frente a la selección del país sede.

Pero no sólo brilló en la pelota de Grandes Ligas, Avila fue un jugador estrella en los campeonatos profesionales de México, Cuba y Venezuela.

En el béisbol mexicano se inició en 1943 con el equipo Pericos de Puebla, ganando el premio de Novato del Año. Luego de su retiro, fue presidente de la Liga Profesional de México.

En 1947 se llevó el título de bateo con promedio de .346, en una época en la que el magnate mexicano Jorge Pasquel retó al béisbol de Grandes Ligas firmando a peloteros estelares de Estados Unidos y Latinoamérica.

El pitcheo de la pelota de México en la década de los cuarenta fue fabuloso con luminarias del calibre de Salvatore Magli (ganó 20 juegos), Max Lanier, Terry McDuffy y los cubanos Martín Dihigo, Ramón Bragaña, Sandalio Consuegra, Adrián Zabala y Julio ‘‘Jiquí'' Moreno.

Magli fue el serpentinero que perdió el partido en la Serie Mundial celebrada en 1956, cuando el derecho Don Larsen en el estadio del Bronx actuando con los Yankees de Nueva York le propinó a los Dodgers de Los Angeles el único juego perfecto en la historia del Clásico de Octubre.

En México también jugaron estelares en otras posiciones como Ray "Talúa'' Dandridge, Monte Irving, James Bell, Bill Wright y los cubanos Roberto Ortiz, Santos "El Canguro'' Amaro, Agustín Bejerano y Andrés Fleitas, por sólo mencionar a un grupo reducido de ellos.

En la pelota cubana, Avila vistió los uniformes de los Alacranes del Almendares, Tigres de Marianao y Cuba, terminando con average de .295 en 532 turnos al plato.

Roberto "Beto'' Avila pertenece al Salón de la Fama del Béisbol de México.



Envíe sus cartas y comentarios a:

mmartinez @elnuevoherald.com



  Comentarios