Béisbol

Tras un abril convulso, los Marlins esperan un mayo mejor

Los jugadores de los Marlins celebran tras la victoria del equipo ante los Mets, el miércoles en Miami.
Los jugadores de los Marlins celebran tras la victoria del equipo ante los Mets, el miércoles en Miami. el Nuevo Herald

Dee Gordon es el líder en imparables y Giancarlo Stanton el jefe de las impulsadas, Adeiny Hechavarría hace cada jugada mejor que la anterior y se ha convertido en un bateador de respeto, Ichiro Suzuki…bueno, es Ichiro Suzuki.

Las razones para creer que lo peor de los Marlins quedó atrás se apilan como una evidencia antes de que el equipo se embarque en su primera serie de mayo contra los Filis de Filadelfia.

“Sinceramente creo que podemos jugar mucho mejor’’, expresó el mánager Mike Redmond. “No hemos tocado las mejores reservas de talento que poseemos. A medida que progrese la temporada, las cosas serán más positivas’’.

Miami finalizó un abril entre luces y sombras que tuvo desde un comienzo horrible y palabras de Stanton condenando la falta de “fuego’’, hasta el drama de la despedida -a pesar de los $14.2 millones que restan de su pacto- de Jarrod Saltalamacchia y las lesiones de Henderson Álvarez y Matt Latos.

Los rumores de que Redmond estaba en la silla caliente se acrecentaron cuando luego de tres semanas de temporada el propietario Jeffrey Loria sostuvo una reunión privada con su mánager en Filadelfia, aunque el suele viajar poco fuera de Miami y Nueva York.

“Todo el que me conoce sabe que no voy a cambiar y he sido el mismo en las buenas y las malas’’, indicó por ese entonces el dirigente. “Mis jugadores saben todo lo que se debe saber de mí y me entienden’’.

Pero justo tras esa visita, los Marlins parecieron encontrar rumbo al llevarse la serie contra los Filis y luego la de los Mets en tres partidos muy cerrados entre dos conjuntos que deben tener protagonismo en septiembre con la vista puesta en octubre.

Miami, que los primeros días de la contienda estaba entre los peores clubes a la ofensiva, hoy es el tercer mejor de la Liga Nacional con .264; mientras que el pitcheo ocupa la novena plaza con efectividad de 4.01.

Pero si en algún departamento los peces han sobresalido es la defensa con un promedio de .993 producto de apenas seis errores para liderar a todos los conjuntos de las Mayores, cortesía de Hechavarría, Gordon y un J.T. Realmuto que ha asumido el compromiso de la receptoría con más pasión y capacidad atlética que Saltalamacchia.

“Este equipo posee mucho talento y estamos confiados en que jugará mucho mejor’’, apuntó Mike Hill, Presidente de Operaciones de Béisbol, cuando anunció que el entonces catcher titular era designado para asignación. “Cuando armamos las piezas esperábamos ver algo parecido a lo de ahora, pero queda mucho por hacer’’.

Por supuesto.

Los Marlins tienen algunas interrogantes que responder: ¿cómo va la recuperación de Christian Yelich? ¿Cómo estará Álvarez a su regreso en cerca de una semana? ¿Podrá el bullpen sostener un alto ritmo de trabajo? ¿Recuperará Steve Cishek el dominio de la novena entrada?

Después de todo, Miami no esta ni siquiera jugando para .500 (10-12) y se encuentra a cinco juegos de Nueva York (15-7) y a 4.5 de los sorprendentes Bravos de Atlanta, además de que debe esperarse un renacimiento de Washington en algún momento.

Pero si las dudas igualan a las certezas, lo mejor es que todavía estamos en la infancia de la temporada y se mira con expectativa al regreso de José Fernández, quien este jueves en la mañana lanzó por primera vez contra bateadores desde que fuera operado del codo para repararle ligamentos.

“Me sentí muy bien al enfrentar a bateadores’’, reveló el cubano, que utilizó 15 envíos en Jupiter. “No quiero volverme loco y pensar en un día específico para regresar. Solo trato de seguir un plan. Parece que mi brazo jamás dejó el juego. Toco madera’’.

El resto de los Marlins también.

  Comentarios