Béisbol

Estelar pelotero cubano vuelve como un Diablo a la tierra que le vio nacer

Alexei Ramírez posa con la mascota de los Diablos Rojos.
Alexei Ramírez posa con la mascota de los Diablos Rojos.

Algunos equipos ofrecen bonos por rendimiento, pero Alexei Ramírez va a recibir uno emocional de parte de los Diablos Rojos. El infielder de Pinar del Río visitará Cuba a principios de marzo como parte de una gira del conjunto mexicano para enfrentar a la selección nacional antillana.

Los Diablos Rojos, asentados en la capital azteca, estarán de periplo en la isla del 2 al 8 de marzo junto con los Guerreros de Oaxaca, quienes ayudarían a la preparación de los peloteros cubanos que asistan en el verano a los Juegos Centroamericanos y del Caribe con sede en Barranquilla, Colombia.


Ramírez, de 36 años de edad y quien viaja a Cuba asiduamente, está dispuesto a seguir camino en los terrenos del deporte que ama y su presencia ya ha sido elogiada por ejecutivos y aficionados del conjunto afincado en la capital mexicana.

"Sé del gran corazón que tiene, la gran persona que es, un gran pelotero'', comentó el manager del conjunto Víctor Bojórquez. "Vamos a tener un gran equipo para buscar el campeonato. Vamos a tener una gran temporada''.

Ramírez se sumó a un grupo de peloteros extranjeros donde sobresale su compatriota Henry Urrutia, recién coronado campeón de bateo de la Liga Venezolana de Béisbol con los Cardenales de Lara.

Los Diablos Rojos han hecho movimientos para borrar lo sucedido en la temporada del 2017, cuando terminaron en el sexto lugar de la Zona Norte con balance de 57-52, a 18.5 juegos de los Toros de Tijuana, campeones del circuito.

Con nueve temporadas en Grandes Ligas con los Medias Blancas, los Padres y los Rays, el cubano conquistó dos Bates de Plata, fue elegido al Juego de las Estrellas del 2014 y terminó segundo en la votación para el Novato del Año en el 2008, solo superado por Evan Longoria.

A lo largo de siete temporadas en Cuba, Ramírez jugó la mayoría del tiempo como campocorto y jardinero para Pinar del Río y para .335 de por vida en Series Nacionales En la temporada 2006-2007 fue el líder de cuadrangulares con 20 con y finalizó con promedio de .338.

Integró la escuadra nacional cubana en varias ocasiones, como al Clásico Mundial del 2006, donde jugó como jardinero central conectando seis hits en 16 turnos.

  Comentarios