Béisbol

En Miami me voy a dar gusto hablando español con todo el mundo, dice promesa de Marlins

SANDY ALCANTARA entrena el 1 de febrero en Jupiter con los Marlins.
SANDY ALCANTARA entrena el 1 de febrero en Jupiter con los Marlins. dsantiago@miamiherald.com

Sandy Alcántara es un rostro nuevo, pero de esos que no se olvida. Habla como si llevara un siglo en los Marlins, exuda confianza por los cuatro costados. Su personalidad es extrovertida sin ser pedante. En el justo límite. Si pitchea como habla, el equipo ha traído un ganador.

El prospecto más alto de Miami en la lista de los mejores 100 de Baseball América, Alcántara le dio una mínima probadita a las Grandes Ligas con San Luis, pero ahora busca un empleo a tiempo completo dentro de una rotación donde, salvo José Ureña y Dan Straily, el resto de los puestos estarán expuestos a una férrea competencia.

Con apenas 22 años, el dominicano llegó en el canje que llevó a su compatriota Marcell Ozuna a los Cardenales y espera que el dolor de la partida de unos peloteros sea borrado con la alegría y las victorias que puedan proveer jóvenes como él.

Solo el tiempo dirá, pero la alegría contagiosa de Alcántara es una buena carta de presentación.

¿Qué te ha parecido hasta ahora el ambiente del sur de la Florida?

"Estoy muy contento de estar con los Marlins, los fanáticos me han dado mucho cariño. Hasta ahora no puedo quejarme de nada''.

Tienes una oportunidad grande de hacer el club.

"Lo que hay es que trabajar fuerte, competir sin importar que clase de compañero se tiene al lado, mantener la mente enfocada''.

¿Te ves como parte de la rotación del equipo?

"Sería un orgullo tremendo. Nunca he estado en una rotación de Grandes Ligas. Si los Marlins me dan la oportunidad, la voy a aprovechar al máximo. Así que me sentiría bien contento si eso se da''.

¿Qué les dirías a esos fanáticos pesimistas, los que pronostican 100 derrotas?

"Diría que no piensen negativo. Que aquí hay un grupo de muchachos jóvenes dispuestos a luchar fuerte, a entregarse por completo. Nadie sabe lo que puede pasar, si ganamos 50 o 90 juegos, lo que hay es que sentirse positivos y luchar''.

¿Qué sentiste cuanto te cambiaron a Miami?

"Fue agridulce. Triste porque nunca pensé que los Cardenales me iban a cambiar. Firmé con ellos y pensé que iba a subir con ellos, pero también sé que existe una buena oportunidad de crear algo bueno aquí''.

¿Cómo enfrentas la primavera?

"Estoy saludable y me siento como en familia, ya he conversado bastante con otros compatriotas dominicanos. Todos estamos felices, porque sentimos que estamos muy cerca de lograr nuestro sueño''.

¿Existe algún tipo de presión por las expectativas contigo?

"Ninguna. Los Marlins no me han visto todavía, pero cuando me vean, sabrán lo que yo tengo, lo que soy capaz de hacer. No se van a arrepentir de haberme traído. Solo quiero corresponder a esa confianza''.

¿Cuál ha sido el principal cambio de San Luis a Miami?

"Me siento contento, porque ya voy a hablar español en todas partes y con todo el mundo. Ya puedo salir y decir 'dame un plátano', y me van a entender. En San Luis casi no hay dominicanos, y si veía uno era porque venía de otro equipo''.

  Comentarios