Béisbol

¿Es justo el sistema de votación del Juego de Estrellas? Pelotero de Miami es un gran perjudicado

J.T. Realmuto lidera a los receptores en OPS con .916 (slugging más embasamiento), promedio de bateo (.306), dobles (18), imparables (69), es segundo en embasamiento (.367), tercero en jonrones (10) y cuarto en impulsadas (32). Además de ser uno de los mejores receptores defensivos de la liga
J.T. Realmuto lidera a los receptores en OPS con .916 (slugging más embasamiento), promedio de bateo (.306), dobles (18), imparables (69), es segundo en embasamiento (.367), tercero en jonrones (10) y cuarto en impulsadas (32). Además de ser uno de los mejores receptores defensivos de la liga

Se cumplen 85 años de la celebración del primer Juego de Estrellas. Ocurrió el 6 de julio de 1933 en el Comiskey Park de Chicago con una asistencia de 49,000 fanáticos que vieron un maravilloso espectáculo en triunfo de la Liga Americana 4-2 sobre la Nacional por jonrón de dos carreras de Babe Ruth.


La idea de crear este juego para reunir a las principales estrellas de ambos circuitos salió de la mente de un periodista, el Editor de Deportes del diario Chicago Tribune, Arch Ward.

El éxito del evento llevó a su continuidad, a cambios y a la organización de otras actividades como el Juego de Estrellas del Futuro, presentaciones artísticas, el Partido de Softbol de Leyendas y Celebridades, el FanFest donde se exhiben reliquias históricas y el Derby de Jonrones.

A mi juicio, uno de esos cambios afectó la idea original de ubicar en el terreno a los mejores peloteros por posición. Y todo indica que en el 2018 ocurrirá con el receptor más destacado de la Nacional. J.T. Realmuto, jugador de Miami, posee las mejores estadísticas entre todos los receptores.

Por encima de los seis que encabezan la votación: Buster Posey (San Francisco), Wilson Contreras (Chicago), Kurt Suzuki (Atlanta), Yadiel Molina (San Luis), Yasmani Grandal (Dodgers) y Francisco Cervelli (Pittsburgh). Realmuto lidera en OPS con .916 (slugging más embasamiento), promedio de bateo (.306), dobles (18), imparables (69), es segundo en embasamiento (.367), tercero en jonrones (10) y cuarto en impulsadas (32). Además de ser uno de los mejores receptores defensivos de la liga. Otro jugador de los Marlins afectado es Brian Anderson que promedia .299, con 38 impulsadas, embasamiento de .373, slugging de .419 y OPS de .792.

El novato no está entre los 15 primeros jardineros en la votación teniendo mejores números que varios de los que encabezan dicha lista. Negarle a Realmuto ser el receptor estelar de la Liga Nacional es un acto de injusticia. Y esta injusticia es producto del sistema de votación existente que hace posible que algunos de los mejores peloteros quedan eliminados de competir cuando los fanáticos apáticos de una ciudad no votan, mientras que los de otras ciudades lo hacen hasta 35 veces por un mismo jugador.

Desde los inicios de este evento el mánager de cada equipo elegía a los jugadores, hasta que en 1947 los fanáticos recibieron el derecho a votar en los ocho abridores de posición, excluyendo al lanzador. En 1957, los fanáticos de Cincinnati votaron por un pelotero de su equipo en cada posición con la excepción del inicialista, llevando a la intervención del comisionado Ford Frick que eliminó a dos jugadores de los Rojos y los aficionados perdieron el derecho a votar. Pero en 1970, la votación regresó a los fanáticos, que en estos momentos pueden multiplicar sus preferencias por medio del internet.

Ser el abridor en un Juego de Estrellas debiera ser derecho de los peloteros más destacados. Pero no ha sido así al ciento por ciento. La única posibilidad que tiene el receptor más sobresaliente de la Liga Nacional para participar en el Juego de Estrellas del 2018 en el Nationals Park de Washington el próximo 15 de julio, es que sea elegido como jugador sustituto número 32 por la medida que obliga a que todo equipo esté representado por algún pelotero en el Clásico de mitad de temporada.

  Comentarios