Béisbol

El destino no podía ser mejor para prospecto cubano. Va donde está su favorito Aroldis Chapman

OSIEL RODRIGUEZ (centro) con ejecutivos de los Yankees en Dominicana.
OSIEL RODRIGUEZ (centro) con ejecutivos de los Yankees en Dominicana.

Los Yankees tienen un nuevo cubano en sus filas. Osiel Rodríguez, considerado una de las joyas de la corona en el mercado de peloteros de la isla, firmó un pacto con la franquicia del Bronx que incluye un bono de $600,000 y le permitirá comenzar su carrera en el béisbol profesional.

Con apenas 16 años, este chico de Ciego de Ávila había llamado poderosamente la atención de muchos evaluadores de talento y ahora su camino hacia la pelota profesional aparece claro delante de sus ojos. Solo debe tener el coraje de seguir avanzando hacia un conjunto donde está su lanzador favorito.

Rodríguez, que salió de Cuba de manera legal, era posiblemente el mejor lanzador de su categoría. Para el béisbol de la isla la pérdida es tremenda, para los Yankees la ganancia puede ser jugosa. Solo el tiempo dirá si este chico resonará en el uniforme de rayas como hoy lo hace Aroldis Chapman.

¿Qué sentiste al saber al saber que irías a los Yankees?

“Sentí tremenda alegría, primero por saber que estoy en un equipo que siempre es contendor, con mucha fuerza, y segundo porque ahí está mi lanzador favorito. Aroldis Chapman es mi modelo por lo duro que tira, por la manera en que domina como cerrador. Esto es un sueño hecho realidad’‘.

¿Qué sabías de los Yankees en Cuba?

“Sabía que era eran potencia de todos los tiempos en el béisbol, el mejor equipo de las Grandes Ligas, el que más Series Mundiales ha ganado. Son muchos los cubanos que tienen a los Yankees como punto de referencia. Cuando piensan en Grandes Ligas, realmente están pensando en los Yankees’‘.

¿Cómo comenzaste a jugar pelota?

“Estaba en los terrenos desde los seis años. Y para los ocho ya me daba cuenta de que poseía más fuerza que muchos en mi brazo. Ya con 12 era considerado el mejor lanzador de la zona oriental, pero no creo que el talento solo me impulsó. Pasé mucho trabajo’‘.

¿Explícame eso?

“Por ejemplo, con 12 años ya me dejaron fuera de una preselección, cuando lo tenía todo para integrar el equipo nacional, tampoco me dejaron entrar en la EIDE (escuela deportiva). A veces me desanimaba, pero un primo, Jesús Guerrero, me entrenó sin descanso y me ayudó a seguir creciendo. Ya luego si entro en la EIDE, porque no podían dejarme fuera más’‘.

Fuiste miembro de un Sub-15 que ganó un título mundial en Japón.

“Aquel fue un equipo especial, que muchos consideraron el mejor de su categoría en los últimos tiempos. En el torneo nacional era visto como el mejor lanzador, el primero en ponches, en ganador, en efectividad. En una preselección previa rumbo a Panamá me dejaron fuera por injusticia para meter a otro muchacho, pero luego tuvieron que integrarme a Japón’‘.

Y allí tuviste un gran torneo.

“En Japón ganó dos juegos, 5-0 a Colombia y luego a los norteamericanos 12-2, aquel día ponché a 14. Terminé con 1.47 de efectividad. Pero luego de ese torneo vi que otros chicos de ese club se iban buscando mejores horizontes. Entonces me dije que también tenía que irme. Mi familia me apoyó y me dijo, adelante’‘.

¿Cómo ha sido la vida fuera de Cuba?

“Momentos buenos y malos, recaídas en algún momento, pero siempre me levanté y realicé muy buenas demostraciones. Los scouts estaban contentos conmigo. Entre demostración y demostración trabajé como 136 entradas con 262 ponches y solo 11 bases por bola’‘.

¿Cómo te describirías a ti mismo?

“Un lanzador inteligente, que sabe lo que esta haciendo, siempre concentrado, que busca cualquier camino para salir adelante. No me gusta perder. Odio la palabra perder. No la soporto, ni de escucharla’‘.

¿Qué es lo que más disfrutas en la vida?

“Ver a mi familia feliz. Cada día que me esfuerzo más es para que estén bien. Si ellos están felices, yo estoy como debo estar’‘.

  Comentarios