Béisbol

Nueva York pega primero en la carrera por evitar las profundidades de la División Este

EL LANZADOR José Ureña echa agua por la boca antes de salir a trabajar en la segunda entrada.
EL LANZADOR José Ureña echa agua por la boca antes de salir a trabajar en la segunda entrada. ALDIAZ

Tal vez fue el efecto de la partida de Justin Bour unas horas antes, quizá se trato de la manera pura y dura con que Zach Wheeler dominó en gran parte del juego. Lo cierto es que los Marlins cayeron el viernes en la noche en una pelea entre los dos peores equipos del Este en el Viejo Circuito.

Wheeler conquistó su quinta victoria en cadena a lo largo de siete entradas para que los Mets de Nueva York derrotaran 6-2 a los peces delante de 6,993 aficionados presentes en el parque de La Pequeña Habana.

Probablemente muy pocos de esos fanáticos sabían que Wheeler llegaba a la Capital del Sol con una racha personal de cuatro triunfos en fila y 17 entradas seguidas sin permitir anotaciones. La primera la extendió a cinco, la otra se detuvo en 23.

La seguidilla de ceros de Wheeler quedó rota cuando Miguel Rojas pegó un cuadrangular con uno a bordo en la séptima entrada, pero los Marlins no pudieron lograr nada más frente a los relevistas de Nueva York.

Unas horas antes Bour había partido en busca de los Filis como parte de un canje con Miami, no sin antes recordar que le habría gustado formar parte del plan de futuro del cual le desgajaron en lo que él mismo consideró una acción sorpresiva.

Desde el manager Don Mattingly hasta el presidente de operaciones de béisbol Mike Hill, la palabra futuro estuvo en boca de todos como un recuerdo directo y preciso de que el presente no es para ganar.

Algo parecido debe estar pasando dentro de los Mets, que eran vistos como contendores al banderín del Este en la Nacional y solo superan a los Marlins por cinco derrotas menos en la batalla por evitar el sótano de la división.

Wheeler se encargó de que por el momento Miami se afincara en el último puesto con una actuación tan sólida que el primer hit no llegó hasta la quinta entrada: un sencillo de Martín Prado.

Una vez más, José Ureña cargó con la derrota, su 12da de la temporada y su novena en casa, al aceptar cuatro anotaciones en 5.1 capítulos, como parte de una ofensiva visitante que sumó 12 imparables en total.

Habrá que esperar, entonces, por el futuro para ver más victorias en Miami.

  Comentarios