Béisbol

El gran plan de Jeter, la dura realidad del terreno. ¿Se impondrá la voluntad de la leyenda de los Yankees?

El jardinero de los Marlins Magneuris Sierra salta pero no puede atrapar una pelota de jonrón bateada por Freddie Freeman en el sexto inning del partido ante los Bravos, celebrado el 14 de agosto de 2018 en Atlanta.
El jardinero de los Marlins Magneuris Sierra salta pero no puede atrapar una pelota de jonrón bateada por Freddie Freeman en el sexto inning del partido ante los Bravos, celebrado el 14 de agosto de 2018 en Atlanta. TNS

El artículo es largo y detallado en ESPN. Tan largo que da la medida de lo que pudiera durar el renacimiento de los Marlins como una organización competitiva y respetada bajo el mando de Derek Jeter.

Allí se detallan los esfuerzos del que fuera estrella de los Yankees por edificar una franquicia de primera clase, con oleadas de talento para aspirar a los playoffs temporada por temporada. Por ahora es solo un sueño.

Miami se encuentra tan lejos del primer lugar de su división que apenas divisan a los Bravos en la cima, las asistencias son tan escasas que a duras penas pasan de los 5,000 aficionados por noche, mientras que los playoffs son una quimera inalcanzable desde hace 14 años y no se vive una temporada ganadora desde el 2009.

Pero la visión de Jeter permanece inalterable: convertir a los Marlins en un conjunto de respeto, alejado de esta realidad que mantiene a los aficionados distantes y cautelosos de su mensaje positivo.

Ciertamente, se han dado cambios favorables. Imperceptibles aún, pero que podrían arrojar dividendos en un futuro: se ha reforzado el departamento de búsqueda de talento, se está prestando más interés al mercado internacional, los peloteros latinos disfrutan de un programa de enseñanza como nunca antes se había visto en las Mayores.

Han llegado alrededor de 30 peloteros jóvenes en los canjes desde el invierno a la fecha y el sistema de las Menores se ha fortalecido en relación con el del 2017, pero la granja de los peces dista todavía de las mejores del béisbol.

Basta una simple comparación con la de Atlanta para percibir que Miami no cuenta con prospectos-realidades como un Ronald Acuña, quien este martes hizo historia al pegar cuadrangular en cinco juegos consecutivos.

Tomen en cuenta que los Bravos, por irregularidades de su antiguo gerente general, fueron penalizados con la retirada de 12 de sus mejores prospectos, incluido el número uno en ese momento Kevin Maitán, y aún siguen produciendo talento como el de un Ozzie Albies elegido al Juego de las Estrellas.

El artículo detalla como el jefe de desarrollo y captación de talento, Gary Denbo, suele perder la paciencia cuando algo sale mal, los esfuerzos por rescatar el apoyo de la comunidad y por mejorar la experiencia de la afición en el estadio, pero al final será el resultado en el terreno lo que dictará el regreso o no de los fanáticos.


Ciertamente, Jeter tomó las riendas de una organización rota, quebrada, y eligió la ruta de desarticular lo que restaba de esa época pasada para construir casi de cero e intentar la edificación de un proyecto nuevo. Miami quiere creer en ese futuro luminoso. Solo que ahora cuesta trabajo aceptar esa visión entre el humo de la realidad.

Atlanta: Los Marlins cayeron 10-6 ante los Bravos el martes lo que significó su cuarta derrota consecutiva y la quinta seguida ante el conjunto de Atlanta.

Miami (48-74) tiene foja de 2-11 en agosto y ha perdido 10 partidos al hilo como visitante.

  Comentarios