Béisbol

Los Marlins tienen un dudoso futuro

Derek Jeter mira un juego de los Marlins ante los Cachorros, el 30 de marzo de 2018 en Miami.
Derek Jeter mira un juego de los Marlins ante los Cachorros, el 30 de marzo de 2018 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Luego del nuevo desmantelamiento de los Marlins nuestros pronósticos para el 2018 se cumplen a la perfección cuando restan cinco semanas de temporada regular. Miami marcha en el último lugar de la División Este con el segundo peor récord de ganados y perdidos en la Liga Nacional.

Como aliciente para los peces está no terminar con más de 100 derrotas como algunos pronosticaron con cuatro equipos de los 30 de Grandes Ligas con peor marca. Y como aspecto positivo la entrada de dos promesas como Brian Anderson y Tayron Guerrero, así como que mantienen a su receptor estelar J.T.Realmuto.

Las estadísticas de los Marlins reflejan la realidad sobre el terreno: tienen el pitcheo más deficiente de la Liga Nacional con efectividad de 4.79 y el número 26 en ambos circuitos. A la ofensiva marchan en el puesto 23 entre todos los equipos en promedio (.242), en el 25 en embasamiento (.307), en el 29 en jonrones (106) en el 29 en carreras impulsadas (455) en el 29 en anotadas (483) y en el 28 en robos de bases (38).

Cuando los actuales propietarios Bruce Sherman y Derek Jeter decidieron rebajar la nómina salarial de 140 millones a 82 enviando a sus principales estrellas a otras ciudades como sucedió con uno de los mejores tríos de jardineros de las Mayores en Giancarlo Stanton, Marcell Ozuna y Christian Yelich, el intermedista Dee Gordon y el torpedero Adeiny Hechavarría, plantearon que lo hacían para iniciar con un nuevo estilo para la franquicia a través del desarrollo de figuras jóvenes.

Con dicha filosofía también despidieron a los asesores especiales del equipo el cubano Tany Pérez, el veterano manager que en el 2003 ganó la Serie Mundial, Jack McKeon, y un scout que estaba hospitalizado con tratamiento por cáncer del colón, decisión que fue también criticada por muchos fanáticos y expertos.

Es bueno recordar que varios equipos en la historia del béisbol se convirtieron en dinastías o ganadores de títulos a través de crear una franquicia sólida desde Ligas Menores. Pero todos sin excepción lo lograron cuando supieron mantener a dichas figuras jóvenes cuando se convirtieron en estrellas. Ocurrió con los propios Yankees en la etapa de Jeter.

Si dicho método va a cumplirse en Miami, creemos que es una decisión que pudiera dar resultados positivos en un futuro próximo.

Muchos fanáticos de esta ciudad se hacen dos preguntas: ¿Cuánto tiempo de sacrificio tendrá que esperar la afición beisbolera de un equipo que lleva 14 temporadas consecutivas sin avanzar a la postemporada? ¿El planteamiento de desarrollo de peloteros jóvenes fue sincero o se convertirá en otra mentira al estilo de pasados propietarios?.

A mi juicio, debemos mantener el voto de confianza hacia uno de los mejores peloteros de las últimas décadas y un futuro miembro de Cooperstown acostumbrado a disfrutar del éxito con los Yankees de Nueva York.

En caso de que los nuevos propietarios se conviertan en otro fraude como en otras etapas, entonces estaríamos en el deber de decirlo, aunque lleve el nombre de Derek Jeter.

  Comentarios