Béisbol

Este jugador de los Marlins vestirá un nuevo uniforme en el 2019 y no escuchará ofertas de Miami, dice agente

JT REALMUTO es felicitado tras pegar un cuadrangular contra Toronto el 1 de septiembre del 2018.
JT REALMUTO es felicitado tras pegar un cuadrangular contra Toronto el 1 de septiembre del 2018. Getty Images

Pueden ir eliminando el nombre de JT Realmuto de la alineación del 2019. De acuerdo con declaraciones de su agente, el enmascarado vestirá un nuevo uniforme la próxima temporada y no escuchará planes de extensión de parte de los Marlins.

Jeff Barry, representante de Realmuto comentó en el programa radial de las Grandes Ligas que “definitivamente estará usando un uniforme diferente para el comienzo de la primavera’’, dando a entender que la relación con Miami prácticamente ha concluido.

Desde el invierno pasado, cuando se fueron algunas de las principales figuras del club, Realmuto dejo entrever que favorecería un traslado a otra geografía, al estilo de Christian Yelich luego de la partida de Dee Gordon, Giancarlo Stanton y Marcell Ozuna.

Según reportes preliminares, los Bravos de Atlanta, los Rays de Tampa Bay, los Dodgers de Los Angeles, los Rockies de Colorado, los Mets de Nueva York y los Nacionales de Washington han mostrado interés en los servicios de Realmuto.

En parte, estas declaraciones de Barry responden a la pregunta sobre qué pasará con Realmuto cuando regrese de la gira de estrellas de Grandes Ligas –dirigidas por Don Mattingly- por tierras japonesas a fines de noviembre.

Realmuto, que acompañará en la receptoría a Yadier Molina por la gira nipona, debe ganar en cualquier tipo de extensión unos $20 millones anuales, como los que gana el legendario boricua o cercanos a los $22 millones de Buster Posey, y en todo caso por cuatro o cinco contiendas.

Lo ideal sería que Realmuto se quedara. Todos los que han trabajado con él -¿recuerdan los elogios de José Fernández?- aprecian su manera de conducir a los lanzadores, de sacar lo mejor posible entre un mar de mediocridad. Para una rotación joven e inexperta como la que les espera a los Marlins en este 2019, nadie mejor que él para guiarlos con mano certera.

Uno de los corredores más rápidos en todas las Mayores, su producción ofensiva -su línea del 2017: .277/.340/.484 con 21 cuadrangulares en 477 turnos- ha sido estable y no exenta de poder, su brazo potente y su capacidad de reacción en tiro no son segundos de nadie.

Realmuto posee el paquete de talento completo, sin fisuras ni grietas. Un logro, sin duda, de los scouts de Miami, que lo llevaron del campocorto a la receptoría, después de convencerlo de que dejara sus ilusiones de ser quarterback en la NFL o escolta en la NBA, dos ligas que también le querían.

Su potencial partida sería un duro golpe a los planes de renacimiento de Miami. Un receptor de su talento no se encuentra de un día para otro, y tampoco se ve nada que se acerque a su calidad en el sistema de granja. De modo que le adiós futuro de Realmuto será una carga pesada en el porvenir de los Marlins.

  Comentarios