Béisbol

Los Marlins tienden más puentes en Miami con donación para reparar terrenos de bastión del béisbol

DEREK JETER y el alcalde de Miami-Dade Carlos Jiménez (centro) se unen a otros oficiales electos y ejecutivos de Marlins para inaugurar  las obras para reparar los terrenos de pelota en el Tropical Park.
DEREK JETER y el alcalde de Miami-Dade Carlos Jiménez (centro) se unen a otros oficiales electos y ejecutivos de Marlins para inaugurar las obras para reparar los terrenos de pelota en el Tropical Park.

Los Marlins han colocado otra piedra más en los puentes hacia la comunidad. De manos de su director ejecutivo Derek Jeter, el equipo comenzará una renovación de los terrenos del Tropical Park, uno de los bastiones del béisbol en Miami.

Una donación de $170,000 servirá para reacondicionar la arcilla en los diamantes, mejorar los sistemas de drenaje y revestir la grama de los jardines en unas instalaciones que son usadas anualmente por 1.5 millones de personas.

“Para nosotros es muy importante devolverle a la comunidad’’, comentó Jeter en el Tropical Park, acompañado del alcalde de Miami-Dade, Carlos Jiménez y otros políticos y ejecutivos del club. “Este ha sido un enfoque nuestro desde el primer día’’.

Todo esto forma parte de una ofensiva del club para acercarse a su afición, que incluyó el pasado viernes la donación de comidas para 1,000 familias hacia el Día de Acción de Gracias y la visita a lugares históricos de grupos de peloteros.

Jiménez, quien siempre mantuvo una actitud crítica con la pasada administración de Jeffrey Loria denominó la acción del club de Grandes Ligas como el inicio de “un nuevo día’’ en la relación con la comunidad de Miami.

Ciertamente, el período de Loria –a pesar del título en la Serie Mundial del 2003- estuvo plagado por incomprensiones y alejamientos debido a las constantes reconstrucciones que exasperaron y diezmaron la base de fanáticos.

“Los Marlins quieren acercarse de una manera real y seria a Miami’’, apuntó el ex jugador y producto de esta ciudad, Gaby Sánchez. “Yo me formé como pelotero en terrenos como estos. Sin lugares como el Tropical Park, yo no habría jugado con los Marlins’’.

La construcción del estadio en parte con fondos públicos provocó otra reacción adversa que tuvo su momento más difícil cuando Loria vendió la franquicia por $1,200 millones a Jeter y un grupo de empresarios encabezado por Bruce Sherman.

El canje de cuatro estelares, incluidos los Jugadores Más Valiosos del 2017 Giancarlo Stanton y del 2018 Christian Yelich, tampoco ayudaron y al final los peces finalizaron con la peor asistencia en las Mayores.

Pero gestos como el de reparar los terrenos del Tropical Park, sin duda, van en la dirección correcta.

“Nos preocupamos por nuestra juventud, porque de aquí no solo saldrán los peloteros del futuro, sino las nuevas generaciones de aficionados’’, apuntó Mike Hill, presidente de operaciones de béisbol. “Jugar béisbol fue algo muy importante en mi infancia. Sé lo importante que es esto’’.

  Comentarios