Béisbol

Tras sumar a Canó, los Mets codician ahora a Realmuto, pero los Marlins no piensan forzar un movimiento

JT REALMUTO contempla un cuadrangular de tres carreras contra las estrellas japonesas en el Tokyo Dome el 10 de noviembre del 2018.
JT REALMUTO contempla un cuadrangular de tres carreras contra las estrellas japonesas en el Tokyo Dome el 10 de noviembre del 2018. AP

Cuando se trata de JT Realmuto, los Marlins tienen la sartén por el mango. El alto mando del club ya prepara maletas para las reuniones invernales que comenzarán el próximo lunes y lo hacen dispuestos a escuchar ofertas de todo tipo pero sin forzar su mano.

De acuerdo con reportes de prensa, los peces le han presentado dos ofertas al enmascarado, una a mediados de temporada de cuatro contiendas y $43 millones y otra poco después que incluía un sexto año y alcanzaba los $76 millones.

Realmuto habría rechazado ambas con la sugerencia de que estaría buscando el mismo parámetro financiero de Buster Posey: nueve temporadas y $167 millones, un pacto que recibió de los Gigantes en el 2013.

Los peces, por su parte, no estarían en condiciones de llegar a tanto en el plano temporal ni monetario, de ahí su actitud de continuar tentando a Realmuto sin comprometerse a mucho más.

A no dudarlo, el campamento de Miami será asediado por clubes en busca de un receptor del calibre de Realmuto, pero si no satisfacen lo que ellos entienden que cuesta una pieza tan codiciada, no moverán un dedo para cambiarlo por el hecho de cambiarlo.

Con dos temporadas más de arbitraje, los Marlins no están obligados a canjear a Realmuto por mucha negativa que reciban ni por lo que comente el agente del enmascarado, quien hace unos meses apuntó que su representado vestiría otro uniforme en el inicio de la nueva campaña.

Ya en el invierno pasado Realmuto pidió que le buscaran una nueva organización y tuvo que completar la contienda con toda la profesionalidad posible –en cinco temporadas exhibe línea ofensiva de .279/.310/.442 - que le ganó su primer viaje al Juego de las Estrellas y a la conquista de su primer Bate de Plata.

Gústele o no, a Realmuto no le quedaría otro camino que volver a calzar los arreos en Miami, si los aspirantes a sus servicios no alcanzan los niveles de retorno que esperan los peces.

¿Qué es lo último en este sentido? El mismo día en que los Mets presentaron a Robinson Canó y Edwin Díaz, trascendió que el conjunto –con un nuevo gerente general- se comunicó este martes con los Marlins para indagar sobre el proceso en torno a Realmuto.

Nueva York quiere fortalecer la posición de receptor y, a pesar de reconocer que el pedido de retorno es sumamente alto, se hará todo lo posible por negociar de manera agresiva en los próximos días e incluso se habla de un paquete que incluiría a Amed Rosario, Brandon Nimmo y Michael Conforto.

Lo cierto es que tras ofrecer tres buenos prospectos en el acuerdo de Canó y Díaz, los Mets no contarían ya con mucho para ofrecer, pero en las Reuniones Invernales suele pasar de todo.

  Comentarios