Béisbol

Dennis Martínez, maestro del pitcheo y gloria latina en Grandes Ligas

Dennis Martínez con la bandera de Nicaragua en un juego en el Marlins Park el 14 de julio del 2018.
Dennis Martínez con la bandera de Nicaragua en un juego en el Marlins Park el 14 de julio del 2018.

Fue el primer lanzador latino en propinar un juego perfecto en Grandes Ligas y el decimotercero de la historia. Está considerado el mejor deportista de todos los tiempos de Nicaragua junto al boxeador Alexis Argüello.

José Dennis Martínez Ortiz ha sido uno de los grandes serpentineros latinos. Un maestro del arte de lanzar. Su pitcheo no se caracterizó por la velocidad supersónica, pues su recta oscilaba entre 87 y 92 millas por hora, pero fue dueño de una excelente curva hacia abajo y de lado, un cambio de velocidad efectivo, ubicando la bola hacia las esquinas y la zona baja.

Nació el 14 de mayo de 1954 en Granada, Nicaragua. Sus padres fueron Edmundo Martínez y Emilia Ortiz. Empezó jugando en un terreno conocido como La Sabaneta y en 1971 durante su etapa juvenil guió al equipo Prego Junior al triunfo del Campeonato Nacional al propinar una blanqueada 1-0 con un imparable permitido, remolcando la única carrera con un jonrón.

Pasó a la Primera División del Béisbol Nicaragüense en 1972 con Tiburones de Granada logrando 11 victorias, abriendo ante el potente equipo Cuba en el Torneo de la Amistad en República Dominicana. Actuó en dos Campeonatos Mundiales Amateurs (1972 y 1973).

Por recomendación del entrenador cubano Tony Castaño y a través del dirigente del mismo país Julio Blanco Herrera, al finalizar la Serie Mundial de 1973 fue firmado con 18 años de edad para Ligas Menores con los Babe Orioles. Luego estuvo con Asheville en Categoría Doble A y con Rochester (Liga Internacional) donde ganó la Triple Corona de Pitcheo.

Su debut con los Orioles de Baltimore ocurrió el 14 de septiembre de 1976 para ser el primer jugador de Nicaragua en Grandes Ligas, logrando el triunfo 9-7 ante los Tigres de Detroit como relevista en una actuación de cinco entradas y dos tercios, con cuatro imparables sin carreras y cinco ponches.

Fue uno de los mejores lanzadores de la Liga Americana con los Orioles entre 1976 y 1986, etapa donde actuaron luminarias como Jim Palmer, Eddie Murray, Cal Ripken y Lee May.

Su brillante labor fue opacada en 1983 por problemas de alcoholismo al ser arrestado por conducir ebrio. Lo que muchos no conocían era que el problema lo afrontaba desde su llegada a Estados Unidos producido por la separación de su familia, la barrera del idioma y la guerra en su país.

Pero el granadino supo vencer a su enemigo más poderoso con mucha fe en Dios, fuerza de voluntad y la ayuda de su familia.

Entre 1987 y 1993 lanzó con los Expos de Montreal. Y el 28 de julio de 1991 ingresó al libro selecto de la historia cuando tiró su juego perfecto frente a los Dodgers de Los Angeles.

Firmó con Cleveland en 1994 y ayudó a que los Indios regresaran a la Serie Mundial. En las postrimerías de su brillante carrera militó con los Marineros de Seattle y Bravos de Atlanta.


Lanzó 692 juegos con 562 de abridor, logró 245 triunfos, efectividad de 3.70, fue seleccionado a cuatro Juegos de Estrellas, tiró 30 blanqueadas, 122 juegos completos, ocho salvados, ponchó a 2,149 bateadores, le faltó un tercio de entrada para las 4,000 (3,999.2) y estuvo en dos Series Mundiales. Sumó 12 temporadas con más de 12 victorias, siendo líder en entradas (1979), juegos completos (1979-1991), blanqueadas (1991), (aperturas 1979), triunfos (1981) y efectividad (1991).

En mayo del 2015, Dennis fue elegido al Salón de la Fama del Béisbol Mundial (sede en Canadá) junto con los estadounidenses Ted Williams, Mickey Mantle y Nolan Ryan, el panameño Rod Carew y el cubano Omar Linares (pelota amateur). También milita en los Salones de la Fama del Béisbol del Caribe, Orioles de Baltimore, Expos de Montreal y Béisbol Latino.

  Comentarios