Béisbol

¿Peloteros cubanos en EEUU? Marco Rubio dice no y pide a Trump que cierre la puerta

Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, desató una serie de tweets el jueves criticando el nuevo acuerdo entre la Federación Cubana de Béisbol, la Asociación de Jugadores y las Grandes Ligas de Estados Unidos.
Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, desató una serie de tweets el jueves criticando el nuevo acuerdo entre la Federación Cubana de Béisbol, la Asociación de Jugadores y las Grandes Ligas de Estados Unidos. Miami Herald

El senador estadounidense Marco Rubio desató una serie de tweets el jueves criticando un nuevo acuerdo que le permitiría a peloteros cubanos jugar en las Grandes Ligas estadounidenses legalmente.

El tratado entre la Federación Cubana de Béisbol y las Grandes Ligas estadounidenses o MLB por sus siglas en inglés, se estableció a mediados de este mes. El acuerdo busca detener el contrabando de jugadores y facilitarle a estos el viaje a Estados Unidos para que jueguen en las Grandes Ligas.

Esto efectivamente terminaría una época de 60 años en la cual ha sido difícil para que estos jugadores emigren legalmente.

Rubio, hijo de inmigrantes cubanos, cuestionó si la Federación de Béisbol en la isla era realmente independiente del gobierno, y dijo que el acuerdo era ilegal y unilateral.

“Esto no es solo un hecho incorrecto, es una farsa & estoy trabajando para que se anule lo antes posible”, escribió Rubio.

Fuentes de la MLB dijeron el viernes que antes de firmar el acuerdo, hubieron negociaciones que duraron por tres años. Durante ese tiempo, representantes de la MLB estuvieron en contacto con la administración del presidente Donald Trump, la cual nunca dio indicios que el acuerdo fuera otra cosa que legal.

En el 2016, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos llegó a la conclusión de que la federación no forma parte del gobierno cubano. Una fuente legal dijo que su estado se considera similar, por ejemplo, al Comité Olímpico de los EEUU, que es independiente del gobierno de EEUU.

Cuando el presidente Trump llegó a Miami en junio de 2017 y firmó un memorando de entendimiento que endureció la política de Estados Unidos hacia Cuba, el gobierno también señaló que no quería dañar a las empresas estadounidenses que ya tenían acuerdos vigentes con entidades cubanas.

”Nos sorprende que algunos políticos se opongan a un acuerdo que esté diseñado para poner fin al tráfico de personas, que nuestros jugadores que fueron víctimas del apoyo a la trata de personas, y que no brinden beneficios económicos a la MLB”, dijo la liga en un comunicado. “La alternativa a entrar en el acuerdo es permitir que el sistema actual en el que los jugadores son objeto de tráfico continúe, y esa no fue una alternativa aceptable para la MLB y la Asociación de Jugadores”.

Según el acuerdo, cualquier jugador cubano de 25 años o más con al menos seis años de experiencia de juego profesional en Cuba sería elegible para ser liberado de un contrato con la Federación Cubana de Béisbol, entrar a los Estados Unidos como agente libre y firmar con cualquier Club de la MLB. Los jugadores “aficionados” más jóvenes también podrían ser liberados con el permiso de la federación.

La Federación Cubana de Béisbol comenzó tres días de reuniones el jueves con jugadores para explicar el nuevo acuerdo que permitirá a los jugadores cubanos firmar contratos de Grandes Ligas mientras aún están en Cuba y mantener sus vínculos con sus familias y el béisbol cubano.

Aunque el nuevo acuerdo tomó efecto inmediatamente apenas se firmó el 19 de diciembre, lo más pronto que la federación podría liberar a un jugador “amateur” más joven para firmar un contrato con un club del MLB sería el 2 de julio de 2019. Jugadores cubanos de 25 años o más podrán ser liberados durante la próxima Serie Mundial, que será en noviembre de 2019.

Rubio también se opuso al acuerdo de la MLB porque dijo que “el régimen impondrá un nuevo impuesto sobre la renta a las ganancias de los jugadores, a pesar de que los ingresos se ganan jugando en los EEUU.”

Sin embargo, los funcionarios de la MLB han dicho que, según el acuerdo, no se deben imponer impuestos especiales a los jugadores cubanos. Y se le debe cobrar impuestos a los ingresos de estos jugadores de la misma forma que cualquier otro salario. El tema fiscal fue importante para la Asociación de Jugadores del MLB, que estuvo en la mesa durante las negociaciones.

Según el acuerdo, un club que contrate a un jugador cubano pagaría una tarifa de lanzamiento única entre el 15 y el 20 por ciento del total del contrato de Grandes Ligas a la federación cubana. Esa tarifa sería adicional al contrato de un jugador, por lo que si un jugador cubano firmara un contrato de $ 1 millón, $ 1 millón iría directamente al jugador y se pagaría $ 250,000 adicionales a la federación como la tarifa de liberación.

La federación recibiría el 25 por ciento del bono de firma para un jugador cubano firmado con un contrato de las Ligas Menores.

La MLB aclaró que bajo el sistema anterior, “los jugadores pagan a los traficantes de personas una gran parte de los salarios y bonificaciones a cambio de sacarlos de Cuba”.

  Comentarios