Béisbol

Llega el Fanfest y se va Realmuto. Los Marlins siguen cercados por un tremendo dilema

T REALMUTO habla con la prensa durante el FanFest del 2018.
T REALMUTO habla con la prensa durante el FanFest del 2018. mocner@miamiherald.com

Llega el FanFest y se va JT Realmuto. Los Marlins han hecho esfuerzos serios de atraer a los aficionados a las gradas de su parque, pero la última palabra sobre la mejoría o no de la asistencia recaerá en el grupo humano que salga a competir en el terreno.

No cabe duda de que el club ha trabajado fuerte en mejorar la experiencia del fanático para la venidera temporada. La oferta de comida será más amplia, la escultura Homer ha dado paso a un nuevo centro de entretenimiento en el jardín central. Los precios de las entradas se han reducido. Nadie puede decir que ver un juego por $10 es demasiado caro.

Miami se dio a la tarea de alejarse por completo de la era Loria y provocó un cambio radical en los colores y el logo del club. Se tienden puentes con los barrios, se escucha a la gente de una manera más humilde, existe el deseo de ser parte del todo.

Pero los buenos esfuerzos pueden ser opacados por la noticia del traspaso de Realmuto. El cambio no resultó una sorpresa. Era esperado, pero la confirmación de la noticia es como una mordida de realidad, un recordatorio maligno, y su oportunidad, justo dos días antes del Festival del Fanático, pudiera tener algún impacto en la percepción pública, que ya sufrió mucho en el invierno anterior, cuando partieron los otros grandes peloteros: Giancarlos Stanton, Dee Gordon, Christian Yelich y Marcell Ozuna.

Con Realmuto se va el último reducto de aquel “núcleo joven’’ de la época de Loria que también integrara el cubano José Fernández, y se ahonda un nuevo proceso al que todavía no se le ve el final del camino y tensa la paciencia. Este será el segundo año del mandato de Derek Jeter. El tiempo del pase libre comenzará a agotarse.

Jeter, hay que resaltarlo, trajo un nivel de transparencia a la hora de anunciar las asistencias, pero esa verdad resonó con fuerza en los números: 811,104 personas pagaron enla taquilla del estadio, la menor cantidad en Grandes Ligas desde los Expos de Montreal del 2004.

Por Realmuto han llegado tres peloteros, dos de ellos prospectos, promesas que pueden o no impactar las Mayores, como Lewis Brinson, como Magneuris Sierra, como tantos otros que vinieron al salir los establecidos. ¿Adquisiciones en el invierno? Curtis Granderson y Neil Walker, no precisamente generadores de expectativas.

Y así llega este FanFest del 2019, con una innegable mejoría para los fanáticos en el estadio y una marejada de dudas en el terreno. Este dilema decidirá si la masa humana aumenta en las grandas del Marlins Park o el equipo sigue jugando en medio del silencio.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios