Béisbol

A pesar de la lluvia en el FanFest, Marlins insisten en que el futuro será luminoso

Vistas y sonidos del Miami Marlins FanFest en la Pequeña Habana

Visitantes llegan al FanFest 2019 en Marlins Park en la Pequeña Habana el sábado, febrero 9 del 2019.
Up Next
Visitantes llegan al FanFest 2019 en Marlins Park en la Pequeña Habana el sábado, febrero 9 del 2019.

Afuera llovía a cántaros, pero dentro del parque los Marlins insisten que el futuro se vislumbra luminoso. Los peces efectuaron el sábado su segundo Festival del Fanático bajo la era de Derek Jeter con un mensaje a la comunidad de Miami: “vengan, que esto puede ser interesante’’.

Como es habitual, los aficionados acudieron para que sus hijos corrieran las bases en el terreno, participaran en juegos de animación o simplemente se contentaron con estar cerca de los peloteros, de los jóvenes peloteros que habrán de formar parte de este futuro.

“A los fanáticos les decimos que vengan, que vale la pena, que estos muchachos van a crecer y competir’’, expresó Mike Hill, presidente de operaciones de béisbol. “Estamos muy contentos con el talento que tenemos acá. Estamos construyendo una situación ganadora’’.

Miami finalizó en la última plaza de la División Este y su balance (63-98) indicó claramente que la adolescencia del club recién comprado por el nuevo grupo propietario traía aparejados serios problemas, algunos de ellos arrastrados del período de Jeffrey Loria.

Es de esperar, con la mejor de las intenciones, que esos problemas continúen en la venidera contienda en medio de un cuadro complicado por la emergencia de los Bravos de Atlanta, la permanencia de Washington, y el fortalecimiento de Nueva York y Filadelfia.

Precisamente a los Filis se marchó hace un par de días JT Realmuto, de modo que sus repetidas visitas a Miami será un recordatorio del talento que alguna vez estuvo aquí, como lo pueden ser los premios de Más Valiosos de Christian Yelich y Giancarlo Stanton.

Pero los Marlins siguen sin perder una línea de su discurso: los cambios eran necesarios y el talento traído dará sus frutos. Este 2019 será una prueba para comprobar si ese plan va bien encaminado o es un espejismo disfrazado en la paciencia.

“Jeter ha demostrado que no cambia y sigue firme en su curso, que se están sentado las bases para crear oleadas de talento que nos permitan competir año tras año’’, apuntó el manager Don Mattingly. “Claro que nuestros muchachos deben demostrar que están avanzando, que pertenecen a las Grandes Ligas’’.

El primer botón de muestra vendrá en la primavera, cuando se establezca una fuerte competencia por los puestos de la rotación, el cuerpo de relevistas y, especialmente en los jardines.

Jóvenes como Magneuris Sierra, Lewis Brinson, Monte Harrison y Víctor Víctor Mesa formarán una mezcla interesante, más la adición del veterano Curtis Granderson.

Pero una de las figuras que atraerá más la atención es la del recién llegado Jorge Alfaro, quien llegó en el canje que envió a Filadelfia a Realmuto y tendrá la difícil tarea de conducir a Sandy Alcántara, Pablo López y otros jóvenes serpentineros.

“Estoy súper contento de venir a jugar a Miami’’, indicó el colombiano Alfaro. “Sé la clase de pelotero que es Realmuto, pero estoy ansioso de comenzar a trabajar con los lanzadores de aquí. Creo que juntos podremos hacer importante’’.

¿Quién sabe? A pesar de la lluvia fuera del parque, quizá el futuro de los Marlins sea más despejado de lo que se imagina.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.

  Comentarios