Béisbol

Vuelve a activarse la puerta giratoria de los Marlins, y regresa Prado a tercera base

Don Mattingly explica el por qué de los cambios de coaches (INGLÉS)

La decisión estaba tomada antes de la victoria. La noticia, incluso, opacó el ansiado triunfo. Los Marlins despidieron al coach de bateo Mike Pagliarulo y situaron en su lugar a Jeff Livesey, mientras que Eric Duncan es coach de bateo asistente.
Up Next
La decisión estaba tomada antes de la victoria. La noticia, incluso, opacó el ansiado triunfo. Los Marlins despidieron al coach de bateo Mike Pagliarulo y situaron en su lugar a Jeff Livesey, mientras que Eric Duncan es coach de bateo asistente.

En el clubhouse de los Marlins debieran poner una puerta giratoria. El entre y sale de personal de las Menores a las Mayores y viceversa parece estar a la orden del día en las últimas contiendas. Si antes tuvo que ver con Peter O’Brien, ahora le tocó el turno a Austin Dean.

Hace apenas unos días, Dean fue uno de los héroes en el triunfo 10-3 sobre Filadelfia, pero su promedio de bateo había decaido a .227 y su defensa era considerada por debajo de la media para un jardinero de Grandes Ligas.

“Más que todo, se debió a una situación defensiva’’, explicó Don Mattingly. “Nos dio ofensiva ese día. Después de eso, las cosas no fueron igual…lo principal fue la situación en los jardines. Tenemos que ser capaces de defender a nuestro pitcheo’’.

Dean fue enviado al Nueva Orleans de Triple A y en su lugar trajeron a Jon Berti, un jugador de cuadro con una mínima experiencia en las Mayores mientras pertenecía a los Azulejos de Toronto. Su promedio en la granja de Miami: .286, aunque su OPS es de un respetable .976.

El apoyo mayor a los lanzadores debe venir de la ofensiva, por eso el cambio de coaches de bateo al despedir a Mike Pagliarulo y colocar en su puesto a Jeff Livesy, además de poner bajo su mando como asistente a Eric Duncan.

Mattingly espera que la voz de Livesy sea mejor escuchada por los peloteros, porque el mensaje de Paglirulo evidentemente se estaba perdiendo entre los malos turnos y las equivocadas maneras de trabajar los conteos.

Livesey, quien ha tenido experiencia como coach con los Piratas de Pittsburgh y en la pelota profesiona japonesa, deberá despertar una alineación que ha sido blanqueada en cinco ocasiones y en otras cinco apenas marcó una carrera.

“Se trata de mantenernos positivos, porque no hemos estado jugando un buen béisbol’’, comentó Livesey. “Don habla de pelear en la caja, de tener buenos turnos y eso debe continuar. Debemos encontrar buenos pitcheos para conectar’’.

MARTIN A TERCERA, ANDERSON AL JARDIN

Otro cambio que sorprendió fue el de abrir con Martín Prado en la antesala y situar a Brian Anderson en la pradera derecha, algo que supuestamente había quedado en el pasado.

Desde la primavera, Mattingly y la plana mayor recalcaron que Anderson sería el tercera base del club por encima de cualquier consideración, pero Prado es uno de los pocos puntos luminosos a la ofensiva al batear para .382.

“El plan no ha cambiado y Anderson será nuetro tercera base del futuro’’, apuntó Mattingly. “Pero ahora que Martín está totalmente saludable, podemos hacer algunos cambios’’.

  Comentarios