Béisbol

¿De José Fernández? Esa pregunta es muy fuerte. Ozuna reflexiona sobre lo que pudo haber sido y no fue

Marcell Ozuna habla del equipo que pudo haber sido y no fue

Marcell Ozuna nunca pidió irse. Cuando se rumoraba que Derek Jeter sería parte del grupo que compraría los Marlins, el dominicano habló de lo mucho que le gustaría jugar para el legendario pelotero de los Yankees, pedirle algún consejo.
Up Next
Marcell Ozuna nunca pidió irse. Cuando se rumoraba que Derek Jeter sería parte del grupo que compraría los Marlins, el dominicano habló de lo mucho que le gustaría jugar para el legendario pelotero de los Yankees, pedirle algún consejo.

Marcell Ozuna nunca pidió irse. Cuando se rumoraba que Derek Jeter sería parte del grupo que compraría los Marlins, el dominicano habló de lo mucho que le gustaría jugar para el legendario pelotero de los Yankees, pedirle algún consejo, aprender de su cerebro.

Pero cuando los vientos del cambio batieron con fuerza, Ozuna entendió que sus días estaban contados. Giancarlo Stanton, Christian Yelich y eventualmente JT Realmuto forzaron sus canjes a otras franquicias, mientras Dee Gordon y él simplemente eran llevados por la corriente.

“Cuando pienso en aquello a veces siento tristeza’’, comentó el actual jardinero de los Cardenales. “Pero a veces alegría, porque cada uno está en el lugar donde Dios quiere, haciendo el trabajo donde nos puso. Es historia pasada’’.

Recientemente, la publicación The Athletic publicó un artículo sobre el gran equipo que pudo ser y no fue, destacando el tremendo trío de jardineros de Miami –dos Jugadores Más Valiosos y otro con más de 30 cuadrangulares y Guante de Oro-, un receptor premier como Realmuto y Gordon.

La revista digital pondera qué clase de futuro existiría en la organización de no haber cedido –responsabilidad del viejo gobierno- por otras piezas a lanzadores que hoy son figuras importantes o de promesa en otros lares como Luis Castillo (Cincinnati), Domingo Germán (Yankees), Trevor Williams (Pittsburgh) y Chris Paddack (San Diego).

Aunque el pacto que llevó a Stanton a los Yankees pudiera verse como inevitable, dado el pesado fardo financiero, todavía hoy muchos se preguntan qué habría sucedido si en vez de iniciar la ingeniería de cambios, los nuevos propietarios hubieran intentado una vía alternativa.

“Es algo que uno no tiene control de eso, porque uno tiene jefes a los que hay que rendirles cuenta’’, agregó Ozuna. “A lo mejor [Jeter] no pensó en lo que tenía, en que menos…no se sabe. Tomaron las decisiones y amén’’.

Cierto que este núcleo llevaba tiempo juntos y que la muerte de José Fernández en el 2016 lo trastocó todo, aunque nunca hubo realmente un movimiento de pitcheo para apoyar a esos tremendos batadores que maduraron de golpe en el 2017.

Stanton tuvo una contienda histórica con 59 cudrangulares para ganar el premio de Más Valioso, Gordon se convirtió en el séptimo jugador en la historia con promedio de .300, 200 hits, 100 anotadas y 60 bases robadas; mientras Realmuto y Yelich crecían a un ritmo tremendo.

Ozuna también disfrutaba de una temporada para los libros con 37 palos de vuelta entera, 124 remolcadas, conectaba para .312 y su OPS se elevaba a .924 para finalizar 15to en la votación del Más Valioso, además de conquistar un Guante de Oro.

Stanton, Yelich y Ozuna…el mejor trío de jardineros en ese momento en las Mayores y de un tremendo período en la organización, pero el fallecimiento de Fernández quitó aire a las alas de los peces y cambió el curso de los acontemcimientos.

Ozuna apenas puede contenerse cuando se le pregunta por su mejor amigo. Nadie sufrió mas que el dentro del equipo la muerte del pitcher cubano, por eso pide disculpas y prefiera no contestar: “esa es una pregunta muy fuerte’’, dice antes de marcharse a la profundidad del clubhouse visitante, en una casa que pudo haber sido suya para siempre, o al menos durante mucho tiempo.

  Comentarios