Béisbol

Pittsburgh desata un diluvio interior en Miami, impulsado por un ex prospecto de los Marlins

EL ABRIDOR de los Marlins Trevor Richards lanza en la segunda entrada contra los Piratas en Miami el 14 de junio del 2019.
EL ABRIDOR de los Marlins Trevor Richards lanza en la segunda entrada contra los Piratas en Miami el 14 de junio del 2019. adiaz@miamiherald.com

La lluvia se lo llevó todo. El torrencial aguacero fuera del parque de los Marlins casi podía sentirse dentro. Había juego con techo, lo mismo que decir juego sin cielo y sin esperanzas. Solo la promesa de una derrota para los peces.

El mal tiempo se llevó la ofensiva, la perspectiva de hacer las cosas bien y cuando todo acabó apenas quedaban el viernes en la noche los restos del fracaso 11-0 a manos de los Piratas que abordaron el edificio de La Pequeña Habana de manera incesante.

Trevor Richards los mantuvo a raya durante tres entradas, con su cambio en ristre, pero el empuje de los rivales comenzaba a notarse, mientras el lanzador de Miami daba muestras de cansancio, hasta que en el cuarto capítulo llegaba la primera de los bucaneros.

Después vendría el diluvio afuera y adentro. Ayudada por dos errores de los peces, la ofensiva de los Piratas se desbordó en cuatro anotaciones más en el quinto episodio, decretando la salida de Richards.

Para el derecho se trata de un retroceso. En sus cuatro aperturas previas, Richards exhibía balance de 3-1 y una excelente efectividad de 1.09, pero con el castigo de los Piratas -11 imparables y cinco carreras a su cuenta- su ERA se elevó a 3.68.

Colin Moran bateó cuanto le vino en gana contra los Marlins, al punto de sumar cinco remolcadas –tres de ellas con cuadrangular- para implantar marca personal y asegurar la labor del abridor de Pittsburgh Steven Brault.

Al zurdo le conectaron ocho imparables, pero Miami tiene esa mala costumbre de combinar poco y ser efectrivo a la hora buena, conectando para varias jugadas de doble matanza.

Los Piratas, por su parte, sumaban 18 indiscutibles, incluyendo tres dobles, dos triples y dos palos de vuelta entera, pero el mejor de la noche fue Moran, quien fuera elegido por los Marlins en el puesto seis del Draft del 2013 y luego canjeado a los Astros junto con otros jugadores por Jarrett Cosart y Enrique Hernández.

Con las bajas de Caleb Smith y José Ureña, los peces ponen sus esperanzas en Pablo López, quien lanza este sábado, y Sandy Alcántara, el abridor del domingo. Si estos jóvenes no dan un paso adelante, vendrán muchos aguaceros más en La Pequeña Habana.

  Comentarios