Béisbol

Scherzer pone orden y los Marlins frenan su racha de triunfos ante los Nacionales

El abridor de los Marlins Trevor Richards trabajó cinco entradas y permitió seis carreras a la tanda de los Nacionales, el 25 de junio de 2019 en Miami.
El abridor de los Marlins Trevor Richards trabajó cinco entradas y permitió seis carreras a la tanda de los Nacionales, el 25 de junio de 2019 en Miami. cguifarro@miamiherald.com

Averiguar qué jugador de los Marlins tenía realmente posibidades de ir al Juego de las Estrellas en esta temporada no parecía una tarea fácil.

En un principio destacó Caleb Smith con su labor dominante en el montículo, pero esa posibilidad se desvaneció a principios de junio cuando el lanzador zurdo sufrió una lesión en la cadera que lo mantendrá fuera durante casi tres semanas.

En los siguientes 15 días, el derecho venezolano Pablo López tuvo molestias en su hombro, luego el colombiano Jorge Alfaro también sufrió una contunsión y se unió a los dos pitchers abridores en la lista de lesionados.

Cada vez que algún jugador comienza a construir méritos para asistir al Juego de las Estrellas algo sucede para descarrilarlo.

Todo estos contratiempos le daban una oportunidad a Trevor Richards, el lanzador de 25 años de edad que no fue seleccionado en el draft del 2013.

Pero su labor de este martes pudiera haberle costado el posible viaje a Cleveland.

Los Nacionales de Washington no tuvieron piedad con Richards y le fabricaron seis carreras en cinco entradas para llevarse el triunfo 6-1 ante la novena de Miami que vio rota su cadena de cuatro victorias consecutivas.

Richards, quien abrió el juego con una efectividad de 3.54 y con 80 ponches en 89 entradas, no tuvo fino en sus envíos y fue bateado libremente. Retiró a solo tres peloteros de los Nacionales por la vía de los strikes y permitió siete hits. Su promedio de limpias se disparó a 3.94.

Luego de dos entradas en blanco, Richards soporto tres rayitas en el tercer y cuarto innings que moldearon la derrota de los Marlins (30-47) frente a 7.327 fanáticos en el estadio de la Pequeña Habana.

Su rival en la lomita Max Scherzer hizo su segunda apertura después de romperse la nariz en una práctica de bateo y se comportó a gran altura.

Scherzer (7-5) fue dominante por ocho entradas y esparció cinco hits.

El derecho de Washington ponchó a 10 y permitió solo una carrera en la cuarta entrada.

  Comentarios