Béisbol

Un monstruo de semana para Yuli Gurriel, que no es segundo de nadie en equipo de primeros

Yuli Gurriel como el buen vino. Una estrella que no decae

Ha sido una semana monstruosa para Yuli Gurriel.
Up Next
Ha sido una semana monstruosa para Yuli Gurriel.

Ha sido una semana monstruosa para Yuli Gurriel.

Un plazo de siete días digno de un pelotero estelar que se coronó en la tarde de este lunes cuando se hizo merecedor del premio Jugador de la Semana en la Liga Americana.

Ha sido, además, una semana dramática para el cubano, llena de actos heroicos, de cuadrangulares e indiscutibles para decidir o empatar, de un bateo tórrido y oportuno dentro de un equipo cargado de figuras de renombre. Gurriel aquí no es segundo de nadie en un grupo donde la mayoría son primeros.

Gurriel lleva pegando imparables en 11 juegos consecutivos y en ese lapso ha sacado nueve pelotas del parque para sumar 14 en la temporada y apuntar a su marca personal de 18 alcanzada en el 2017. A los 35 años, pudiera consumar la mejor temporada de su carrera.

Pero en los pasados siete días el adjetivo de notable se queda corto para describir lo que Gurriel logró con el madero: seis palos -incluyendo un grand slam el domingo contra los Angelinos- de vuelta entera, 13 impulsadas, ocho anotadas y un promedio ofensivo de .429.

“Mi principal interés es darle duro a la pelota’‘, comentó Gurriel a la prensa de Houston. “Pero sabiendo que veo mejor la bola y al encontrarme en tan buen momento, igualmente trato de elevarla un poco”.

Es irónico que, jugando como una estrella de primera magnitud, Gurriel debe detener esa tremendo paso por la pausa del Clásico de Mediados de Verano, al cual acuden las otras estrellas, aunque nada apunta a que no pueda continuar con esta calentura cuando se reanude la temporada.

Lo de los cuadrangulares es algo tremendo, pero los Astros están más complacidos con la calidad de los turnos de Gurriel, su disciplina en el plato para reconocer aquellos pitcheos que mejor le convienen.

“Me gusta el hecho de que no es muy codicioso”, apuntó el manager de Houston AJ Hinch. “El grand slam [el quinto de su carrera en las Mayores] lo cambió todo a nuestro favor. Los cuadrangulares son fabulosos, y son muchos en un corto período de tiempo, pero la calidad de sus turnos ha sido legítima desde hace un buen tiempo”.

Alguna vez Yoenis Céspedes dijo que Gurriel, y ahora se debe especificar que se habla del mayor, porque el hermano menor también está escribiendo su propia historia a base de batazos, era el mejor pelotero de su generación. No iba muy lejos La Potencia.

  Comentarios