Béisbol

Con un día más de descanso, Clayton Kershaw es capaz de lanzar pelota de otro mundo en Miami

El abridor de los Dodgers Clayton Kershaw lanzó siete entradas, permitió dos hits y ponchó a 10 bateadores de los Marlins, en el partido efectuado el 14 de agosto de 2019 en Miami.
El abridor de los Dodgers Clayton Kershaw lanzó siete entradas, permitió dos hits y ponchó a 10 bateadores de los Marlins, en el partido efectuado el 14 de agosto de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

En días normales, Clayton Kershaw es un problema. Con un día más de descanso, resulta un castigo. El tremendo lanzador zurdo estaba programado para lanzar el martes, pero los Dodgers decidieron extender 24 horas más su apertura contra los Marlins.

Todo les salió a pedir de boca. Kershaw disfrutó de una de las mejores salidas de su esplendorosa carrera para que Los Angeles vencieran, otra vez con la bola de jonrón, 9-1 a los Marlins y se apuntaran su 12do trinfo en los últimos 14 encuentros. Si eso no es dominio de grupo, ¿qué puede serlo?

Kershaw contó con el respaldo de cuatro cuadrangulares -dos menos de los conectados el martes-, especialmente de Edwin Ríos, un chico de Puerto Rico formado en el programa de béisbol de la Universidad Internacional de la Florida y cuya historia es un canto a la persistencia.

“Me siento muy feliz de representar a FIU y de estar jugando en Miami’’, comentó Ríos. “Sé que ahora necesito mantenerme, pero estoy disfrutanto estos días que espero sean muchos’’.

Ríos sacó dos pelotas del parque, más jonrones respectivos de Justin Turner y Corey Seager, todos ante los envíos de Elieser Hernández, para que los Dodgers conquistaran su séptima serie particular consecutiva y se acentuaran como los súper candidatos a avanzar a la Serie Mundial por tercera ocasión en fila.

El boricua llegó al equipo grande después de que Alex Verdugo sufriera una lesión, pero con juegos como el del miércoles su estancia pudiera ser más larga.

Pero más allá de los vuelacercas -conectaron 10 en dos días-, este encuentro tuvo la firma de Kershaw de arriba a abajo. El zurdo comenzó su faena ponchando a los primeros siete bateadores -fueron 10 en total- que enfrentó antes de que Lewis Brinson le conectara roletazo por el campocorto.

El primer hit no lo permitiría hasta la quinta entrada cortesía de Harold Ramírez y el segundo y último en su cuenta no llegó hasta la séptima por un indiscutible de piernas de Garrett Cooper.

Tres veces ganador del Cy Young y del Más Valioso del 2014, Kershaw comenzó tarde la temporada y no obtuvo su primera victoria hasta el 27 de abril, pero desde julio ha sido tan brillante como en sus mejores tiempos y en las últimas siete aperturas exhibe foja de 5-0 con 1.45 de efectividad.

Hernández, por su parte, tiene cuentas pendientes con los Dodgers con balance de 0-2 y un promedio de carreras limpias cercano a 9.00 en tres apariciones contra los californianos.

Un último dato: los angelinos suman 24 carreras en dos juegos, los Marlins apenas dos.

  Comentarios