Béisbol

Los Dodgers imponen marca de jonrones, pero los Marlins rescatan el final de la serie

El jardinero de los Marlins Brian Anderson batea un sencillo en el tercer inning del partido ante los Dodgers, efectuado el 15 de agosto de 2019 en Miami.
El jardinero de los Marlins Brian Anderson batea un sencillo en el tercer inning del partido ante los Dodgers, efectuado el 15 de agosto de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Walker Buehler no presagiaba nada bueno. Como nombrar la tormenta ante de sus efectos. Después de un poco de Dustin May y un mucho de Clayton Kershaw, los Dodgers esperaban pasar la escoba de manera inmisericorde con otro de sus ases del montículo.

Sin embargo, el ataque de los Marlins despertó cuando más oscuro resultaba el panorama para vencer el jueves en una guerra de batazos 13-7 a unos angelinos que siguieron produciendo cuadrangulares, 14 en una serie de tres juegos, como nunca antes se había visto en La Pequeña Habana.

Miami necesitaba de una sólida fanea de Caleb Smith, quien no creyó en las 24 anotaciones de los dos días previos y salió al duelo contra Buehler armado de una recta que a duras penas roza las 91 millas, pero que desarrolla movimientos giratorios capaces de confundir y encandilar.

La de Buehler se mantiene en las 96 millas y algo más a veces, pero en esta ocasión no pudo contener una ofensiva que en las dos noches anteriores se había contentado con facturar un par de solitarias carreras y que ahora se mostró vital, utilizando todas las herramientas disponibles.

Smith mantuvo un juego sin hit ni carrera durante cuatro entradas y no pudo ir más allá de la quinta, porque al terminar ese tramo ya sumaba 106 envíos y Mattingly determinó que ya era más que suficiente para un hombre que hace un par de semanas estaba en la lista de lesionados.

Quizá por exceso de cuidado, Smith se mantuvo bordeando la zona de strike y regaló tres bases por bolas, pero los Dodgers nunca pudieron capitalizar en esos momentos de debilidad, mientras Smith ponchaba a cuatro.

De notar es que ese único imparable en su cuenta fue un cuadrangular de Kyle Garlick, el 11no que pegaban los angelinos en la serie, pero no sería el último, porque Max Muncy conectó el 12do con uno a bordo ante el relevista José Quijada en la sexta y Corey Seager sacaría una bola del parque en esa misma entrada que sería el 13ro e impondría una marca para esa franquicia en una serie de tres juegos.

El récord no terminaría ahí, porque Cody Bellinger -con dos hombres en circulación- fijaría otro tope personal con 40 vuelacercas, y aumentaría a 14 los de su equipo en este enfrentamiento particular.

Sabedores que ninguna ventaja es segura frente al volumen de fuego de los californianos, los peces se dieron a la tarea de separarse al máximo y fabricaron cinco más en la sexta entrada ante el relevo de los visitantes.

  Comentarios