Béisbol

¿Funcionará el proyecto Isán Dïaz en Miami? Los Marlins esperan que sus problemas actuales pasen rápido

El segunda base de Miami sabe que debe trabajar y mucho para consolidar su llegada a la organización. Antes del choque del viernes contra los Filis, Díaz sumaba seis errores en apenas 15 desafíos. Demasiados para alguien que busca su espacio bajo el solo de las Mayores.
El segunda base de Miami sabe que debe trabajar y mucho para consolidar su llegada a la organización. Antes del choque del viernes contra los Filis, Díaz sumaba seis errores en apenas 15 desafíos. Demasiados para alguien que busca su espacio bajo el solo de las Mayores.

Isán Díaz pasó buena parte de la tarde en el diamante. Uno tras otros, los roletazos llegaban a su guante, mientras el chico de Puerto Rico realizaba todas las combinaciones de tiro posilbles en el infield. Solo la repetición, dicen los maestros del béisbol, habrá de aflorar la consistencia.

El segunda base de Miami sabe que debe trabajar y mucho para consolidar su llegada a la organización. Antes del choque del viernes contra los Filis, Díaz sumaba seis errores en apenas 15 desafíos. Demasiados para alguien que busca su espacio bajo el solo de las Mayores.

“Ahora mismo el no se encuentra cómodo, no está utilizando las herramientas que posee y sabemos que están ahí’‘, expresó el manager Don Mattingly. “Está pasando por un momento difícil y solo el trabajo fuerte lo sacará de ahí. Confío en él. Lo he visto trabajar y creo que saldrá adelante’‘.

Para Mattingly, la raiz de los errores defensivos están directamente relacionados con sus comparecencias a la caja, porque el boricua todavía no se ha hecho sentir como en sus mejores turnos en las Menores.

Díaz conectaba para una línea ofensiva de .153/.215/.220, mientras que su OPS era de .436, francamente muy por debajo del promedio de Grandes Ligas y de lo que se espera de un prospecto de su magnitud.

“Tiene que ver con eso que hemos hablado de sentirse a sus anchas, confiado’‘, agregó Mattingly. “Cuando él se sienta mejor en sus turnos, entonces todas las piezas comenzarán a encajar para Isán’‘.

Los Marlins no están muy preocupados, al menos no más de lo normal, con el de Puerto Rico y esperan que de aquí a fines de septiembre se produzca una mejoría ostensible en todos los órdenes de su juego.

Hasta el momento se le sigue observando como el segunda base del futuro de la organización, que no traerá de vuelta a Starlin Castro y sus casi $12 millones, ni piensa salir al mercado en busca de un agente libre importante.

De modo que el experimento con Díaz debe funcionar, o de lo contrario...

¿José Ureña de cerrador?

Existe una alta probabilidad de que cuando regrese José Ureña lo haga en calidad de abridor, como lo dejó entrever Mattingly, por lo difícil que sería fortalecer su brazo para que sea capaz de lanzar 90 o más lanzamientos.

Ureña fue enviado a la lista de lesionados debido a un disco herniado en la espalda y se encuentra en pleno proceso de rehabilitación, al igual que otro lanzador que puede luchar por ese puesto de taponero: Tyron Guerrero.

  Comentarios