Béisbol

Mi hijo va a ser mejor pelotero que yo, afirma quien fuera pilar de Industriales y equipos Cuba

Lázaro Vargas confiesa que solo ve los juegos de béisbol del quinto inning en adelante. Todos menos los de Miguel Antonio, esos los contempla del primer al último out, siempre pendiente de lo que pueda hacer su hijo en la Clase A Avanzada de los Dodgers.

El que fuera defensor de la tercera base de los equipos de Industriales, La Habana y la selección nacional de Cuba es ahora un papá feliz que observa el crecimiento y desarrollo de un muchacho que ha cosechado elogios en su segunda temporada profesional y ha puesto números excelentes.

Más nada le importa a Vargas. Vive la rutina de sus días con la mente puesta en su hijo y cuenta los minutos para poder conversar con él en la distancia telefónica. Tal pareciera que fuera él quien se acerca a las Grandes Ligas, quizá porque nunca pudo o quiso hacerlo.

¿Cómo es la vida de Lázaro Vargas en Miami?

“Normal, como la de cualquiera. Trabajando. Muy preocupado por la vida y la carrera de mi hijo, que ahora está en Ligas Menores. Me siento orgulloso y contento por ver cómo va enfocado y creo que todo lo que está soñando lo va a lograr. Tiene el talento y está poniendo el sacrificio’’.

¿Ves en tu hijo el pelotero que quisiste ser?

“Por supuesto. Siempre lo dije en Cuba y aquí, el sueño de todo pelotero es jugar Grandes Ligas. No se pudo por las razones que hayan sido, pero me siento muy orgulloso de que él pueda hacerlo y va por buen camino. Pienso que va a ser mejor pelotero que yo’’.

¿Cómo hubiera sido Lázaro Vargas en Grandes Ligas?

“Habría que ver. Cuando tú no llegas a un lugar no puedes decir lo que ibas a hacer esto o aquello. Como nunca lo jugué...De mi generación creo que la mayoría habría llegado, pero mantenerse y brillar es otra cosa. Talento sí había, mucho. Como lo hay ahora’’.

Tu hijo es ejemplo de eso.

“La generación de Miguel Antonio, que la conozco muy bien, está casi entera aquí. Entonces, el talento está, lo que pasa es que algunos pueden desarrollarlo y otros se van quedando por el camino. Cuba siempre va a ser una eterna fábrica de pelota’’.

La generación actual en las Mayores está poniendo alto el listón.

“Muchos dicen, como aquella generación -la mía- ninguna. Y no es así, miren a esta generación. Yo voy a Yordan Alvarez como un Orestes Kindelán, como un Luis Giraldo Casanova, un Antonio Muñoz. Y quizá más. Para mí y para todos los cubanos es un orgullo ver a esos muchachos como ponen en alto el nombre de Cuba’’.

De los actuales, ¿quién te impresiona más?

“Yulieski Gurriel. Llegó a cierta edad y adquirió la madurez de Grandes Ligas de ahora para ahorita, mira si hay talento. Llegó de una pelota de menos calidad y parece lleva jugando aquí casi 30 años. Brilló en Cuba, acabó en Japón y ahora brilla aquí. Es digno de admirar y respetar’‘.

¿Qué te pareció el béisbol de Cuba en Panamericanos?

“Rey Vicente Anglada no es un mago. El hace lo posible, es un gran director y estratega. Cuando vi los equipos a los cuales teníamos que enfrentarnos, me di cuenta de que nuestras posibilidades eran pocas. Colombia tenía como seis jugadores de Ligas Menores, ya esos peloteros están por encima de la media’’.

  Comentarios