Béisbol

La camisa de fuerza de su manager le negó a este cubano de Miami la victoria número 130 de su carrera

Gío González casi podía tocar la victoria 130 de su carrera. El cubanoamericano podía vislumbrar el primer triunfo en casi cuatro meses, después de cuatro entradas de dos carreras y con su equipo delante en la pizarra. Craig Counsell, su manager, lo echó todo por tierra.

Ningún abridor de los Cerveceros ha podido lanzar en la quinta entrada de este serie contra los Marlins y González no iba a ser la excepción. Así es la naturaleza del béisbol moderno en ciertas franquicias, como la de Milwaukee que se impuso el jueves en la tarde 3-2 para pasar la escoba en la serie de cuatro juegos en Miami.

En estos cuatro encuentros, dos abridores visitantes han trabajado 4.1 de entradas y los otros dos, incluido González, cuatro exactas. En total, el pitcheo de primera línea de los Cerveceros solo ha compilado 16.2 capítulos y no por necesidad, sino por diseño.

Al nativo de Hiealah deben quedarle entre tres y cuatro aperturas en lo que resta de septiembre, pero bajo la política de su dirigente, ¿cuándo podrá ganar su próxima victoria

Counsell es de los convencidos de que el béisbol está bien regido por las teorías sabermétricas y suele utilizar una retahíla de relevistas después de una breve presencia de sus abridores, algo que ahora en septiembre -los rosters expandidos- con 14 hombres en el bullpen, le viene como anillo al dedo.

También le encajó perfecto, a él y al resto de los que subieron al montículo, que la ofensiva de Miami duerma el sueño de los justos, enterrada en los últimos puestos de las Grandes Ligas y sin que nada ni nadie venga a rescatarla, que aquí no se vislumbra ningún súper héroe con capa y espada.

Cierto, Isán Díaz pegó un triple y en los últimos días se le ha visto más confortable en la caja de bateo, pero como conjunto el ataque de los peces es el peor de las Grandes Ligas junto con el de los desvencijados Tigres de Detroit.

Desde que Lewis Brinson impulsara una carrera en el cuarto con sencillo, los relevistas de Milwaukee retiraron a 18 peces de manera consecutiva y 10 de ellos por la vía del ponche.

Caleb Smith dsifrutó de una apertura de calidad al permitir tres anotaciones en 5.2 capítulos, pero tres carreras pueden ser generalmente demasiadas para los pitchers de los Marlins que por 20ma ocasión en la temporada pegaron más hits que sus oponentes y pisaron el plato menos.

Al menos, Don Mattingly no impone restricciones de entradas a sus lanzadores como si fueran camisas de fuerza. Eso podría ser un atractivo futuro si Gió González quisiera jugar en Miami delante de su público natural.

  Comentarios