Béisbol

Sabíamos que era el año del jonrón, pero a estos cubanos valóralos mejor por las impulsadas

Que este era el año del jonrón para los peloteros cubanos, de eso no había duda hacía rato. Siete de los jugadores de la mayor de las Antillas sobrepasan los 20 cuadrangulares, dos rebasan los 30 y muy pronto Yulieski Gurriel y Yasmani Grandal alcanzarán esa marca. Sin olvidar a Yordan Álvarez y sus 25.

Ha sido una explosión de poder como nunca antes se había visto, al punto que Jorge Soler -con 45 para la calle- se encuentra a solo dos cuadrangulares de igualar la marca histórica de un cubano en una temporada en poder de Rafael Palmeiro, algo totalmente posible cuando restan dos semanas de contienda.

Si para Soler se trata de su primera ocasión 40 palos de vuelta entera, Abreu rebasa los 30 por cuarta vez, mientras que Gurriel lo haría como un bautizo numérico en su trayectoria.

Con los bambinazos, sin embargo, ha llegado una situación que tampoco se había visto nunca en las Mayores El trío de Abreu (118), Soler (109) y Gurriel (99) ocupan los puestos uno, dos y siete, respectivamente en el liderato de carreras impulsadas en la Liga Americana.

Y si quiere estirar un poco la bandera, como debe ser, incluya a JD Martínez en la lista de cubanos con 97 remolcadas, rumbo a la cuarta temporada con un centenar o más de traídas para el plato.

Mucho de este incremento en esas marcas rotundas y redondas tienen que ver con la soberbia actuación de Gurriel, quien ha venido creciendo de manera exponencial en sus últimos tres años en las Mayores, reafirmando su tremenda clase y descorriendo nuevamente la pregunta de qué hubiera pasado si...

Pero Gurriel -cuya línea ofensiva es de 303/.347/.543 con 28 jonrones ha aprovechado el tiempo en Grandes Ligas y por mucho que se establezcan estadísticas de nuevo tipo nunca se podrán echar a un lado los cuadrangulares y, sobre todo, las 100 impulsadas.

Desde mediados de junio, Gurriel se ha desbocado a batear y batear con poder, gracias a ajustes que le permiten ver mejor la recta de cuatro costuras, su favorita para sacarla del parque. Solo Alex Bregman y George Springer le superan en vuelacercas.

Todo esto resulta impresionante para un pelotero de 35 años, así como increíble son las cifras que adornan la naciente carrera de Álvarez, unos 13 años más joven que su mentor y compatriota dentro de los Astros de Houston.


Álvarez fue llamado a las Mayores el 9 de junio y utilizar la manida frase de que está descosiendo la bola no hace justicia a la actuación del tunero, quien no llegará a las 100 impulsadas, pero se encuentra a cinco de las 80. De nuevo, no pierdan de vista que debutó dos meses y una semana después de que comenzara la contienda.

Puig (77) debe terminar también por encima de 80 remolcadas, al igual que Grandal (73) y Moncada (72), los cuales ya sobrepasaron sus récords personales, lo mismo que Abreu, Gurriel y Soler, mientras que José Iglesias se encuentra a una de empatar su cifra de 54.

Y claro está, los cuadrangulares son un signo de poder y grandeza, pero las impulsadas -especialmente ese número de 100- son la prueba de la constancia y del brillo en el momento necesario, cuando las muñecas giran con sentido de urgencia para apuntalar la victoria.

  Comentarios