Béisbol

Los Marlins de Miami llegan a 100 derrotas el mismo día en que premian a Don Mattingly con un nuevo contrato

STARLIN CASTRO pega su cuadrangunar 21 de la temporada el 20 de septiembre del 2019.
STARLIN CASTRO pega su cuadrangunar 21 de la temporada el 20 de septiembre del 2019. mocner@miamiherald.com

Justo el mismo día en que los Marlins recompensaron a Don Mattingly con una extensión de contrato, el equipo alcanzó las 100 derrotas. Una casualidad demasiado sospechosa para quienes ven la retención del manager como una medida polarizante.

Los Nacionales contuvieron a duras penas el viernes en la noche varias rebeliones de los locales para imponerse 6-4 y aferrarse en el acechado primer comodín de la Liga Nacional con el impulso de dos cuadrangulares de Trea Turner.

Esta es la primera vez desde el 2013 que los peces firman una contienda de 100 fracasos y la tercera de su existencia, sin que se vea el momento en que este barco dará vuelta y enrumbará a mejores puertos, como los que por estos días toca Washington.

Cuando queda poco más de una semana para el final de la temporada, los Marlins esperan pasar página lo antes posible y comenzar a mirar a un futuro que ellos aseguran luminoso, pero que aún no se advierte por la oscuridad presente, aunque no todo parezca andar mal.

Alguien recordará que los Astros perdieron 100 o más juegos en tres contiendas consecutivas antes de iniciar un camino ascendente, ganar una Serie Mundial y mantenerse como uno de los mejores -para muchos el mejor de este momento- equipo del béisbol.

Pero incluso en esos malos tiempos despuntaban los Altuves, los Correas y los Springers, mientras llegaban los Gurriel, los Coles y los Verlanders. ¿Habrá algo de eso en este grupo actual de Miami? ¿Llegarán otros desde afuera a reforzar lo existente?

Los Nacionales ya no son la fuerza formidable de otros tiempos, pero cuentan con un Anthony Rendón que bien puede competir por el premio de Jugador Más Valioso y que en la segunda mitad de la temporada batea para .361 con un OPS de 1,081.

A Washington le va a ser muy difícil sostener la pulseada contra otras potencias del Viejo Circuito y avanzar a la Serie Mundial, pero tienen para mantenerse en la élite del Este con el soporte de jóvenes como Juan Soto, Víctor Robles y el propio Turner, sin contar con los incombustibles Max Scherzer y Stephen Strasburg, presencias de respeto en cualquier montículo.

Miami, por su parte, confía en el desarrollo de figuras como Lewis Brinson e Isán Díaz para suplir la potencial partida de Starlin Castro, quien conectó su cuadrangular número 21 de la temporada, uno de sus últimos en el uniforme de Miami.

Queda por ver si Robbert Dugger forma parte de ese núcleo de lanzadores de ese pretendido futuro, pero lo cierto es que aún va en busca de su primera victoria y promedio de carreras limpias es de 4.45.

Más allá de este juego y sus pormenores, las 100 derrotas ya son parte de la historia de Miami y nadie se asombra por ello, es como una molestia lejana que no llega a convertirse en dolor.

Y eso duele más que las 100 derrotas juntas.

  Comentarios