Béisbol

Serie de Campeonato de la Liga Americana: Una batalla entre titanes

El primera base de los Astros Yuli Gurriel batea en el segundo inning del partido ante los Angelinos, el 29 de septiembre de 2019.
El primera base de los Astros Yuli Gurriel batea en el segundo inning del partido ante los Angelinos, el 29 de septiembre de 2019. Foto: AP

La lógica se impuso en la Liga Americana. Los Yankees de Nueva York y los Astros de Houston disputarán la Serie de Campeonato a partir de este sábado para definir el equipo que jugará la Serie Mundial frente al campeón de la Nacional que saldrá entre los Cardenales de San Luis y los Nacionales de Washington.

Estamos ante la presencia de las dos novenas más completas de Grandes Ligas. Lo único lamentable es que la mayoría de los millones de fanáticos del béisbol a nivel mundial desearían que ambos equipos fueran los rivales en la Serie Mundial.

Los Yankees, la franquicia con mayor número de campeonatos ganados con 40 y la que más títulos de Serie Mundial acumula con 27, no juegan en este escenario desde el 2009 cuando vencieron a los Filis de Filadelfia.

Los Astros estuvieron por primera vez en una Serie Mundial en 2005 cuando la franquicia pertenecía a la Liga Nacional (perdieron ante Medias Blancas de Chicago). En 2017, vencieron a los propios Yankees en siete juegos para avanzar al Clásico de Octubre y ganarlo ante los Dodgers de Los Angeles. En 2018, fueron eliminados en la Serie de Campeonato por los Medias Rojas de Boston.

Los Mulos del Bronx del 2019 terminaron con 103 triunfos, mientras que los Astros sumaron 107, para ser los dos equipos con más victorias en Grandes Ligas. La serie entre ellos durante la fase regular terminó 4-3 favorable a Houston.

¿Repetirán los Astros el triunfo sobre los Yankees para regresar a la Serie Mundial? ¿Tomarán venganza los Mulos del Bronx?. Sin duda, debe ser una batalla sin tregua entre dos titanes de este deporte.

Analicemos en breve síntesis como terminaron estos dos equipos en algunos importantes renglones del juego en 2019.

Pitcheo Abridor: Ventaja Houston. Sin restarle méritos a los posibles abridores de los Yankees en los tres primeros partidos, Luis Severino, Masahiro Tanaka y James Paxton; los Astros cuentan con un trio superior: Justin Verlander, Gerrit Cole y Zack Greinke. Para muchos expertos, los dos primeros clasifican como los mejores de ambos circuitos.

Pitcheo Relevo: Mínima Ventaja Nueva York. El pitcheo relevo es el punto más débil de los Astros. Entre los cerradores hay similitud entre Aroldis Chapman (Yankees) y Roberto Osuna (Astros).

Efectividad Colectiva: Ventaja Houston. En la temporada regular, los Astros terminaron con 3.66 de efectividad (#3) y los Yankees con 4.31 (#14).

Ponches propinados: Ventaja Houston. Los lanzadores de los Astros retiraron a 1671 bateadores por la via de los strikes (#1). Los Yankees sumaron 1534 (#5).

Dominio sobre bateadores rivales: Ventaja Houston. Los bateadores rivales le conectaron a los lanzadores de los Astros para un bajo promedio de .221 (#3). El pitcheo de los Yankees recibió .248 (#14).

Ofensiva General: Parejo. Tanto los Yankees como los Astros cuentan con una ofensiva poderosa con ventaja para uno y otro en varios renglones ofensivos. Por Houston sobresalen Alex Bregman, José Altuve, Yuli Gurriel, Michael Bradley, George Springer, Yordan Alvarez y Carlos Correa. Por los Yankees D.J.LeMahieu, Gleyber Torres, Brett Gardner, Aaron Judge, Edwin Encarnación, Didi Gregorius, Giancarlo Stanton y Gary Sánchez.

Promedio de bateo: Ventaja Houston. Los Astros terminaron primeros entre los 30 equipos de Grandes Ligas con .274. Los Yankees lo hicieron para .267 (#4).

Jonrones: Ventaja Nueva York. Pegaron 306 jonrones, sólo uno por debajo del líder (Mellizos de Minnesota). Mientras que los Astros sumaron 288 (#3).

Carreras impulsadas. Parejo. Nueva York impulsó 904 carreras (#2) y Houston 891 (#3). Una ventaja mínima de 13 para los Yankees. Ambas novenas tuvieron varios bateadores por encima de las 90 y 100 remolcadas.

Embasamiento: Ventaja Houston. Los Astros terminaron con un promedio de embasarse de .352 para ser terceros en ambos circuitos. Los Yankees lo hicieron para .339 (#4).

Carreras anotadas: Ventaja Nueva York. Los Yankees anotaron 943 #1 y los Astros 920 (#3). Una diferencia de 23 anotadas en una temporada de 162 juegos.

Extrabases: Ventaja Houston. Los Astros sumaron 639 extrabases (#2) y los Yankees 613 (#4).

Bases robadas: Ventaja Houston. Los Astros se estafaron 67 bases y los Yankees 55.

Defensa: Ventaja Houston. Los Astros cometieron 71 pifias para un promedio de .988 (segundo en Grandes Ligas). Los Yankees sumaron 102 errores.

Ventaja de Campo: Houston. No es decisiva, pero si tiene importancia.

Comentario: Como podemos ver en las estadísticas, existe equilibrio entre ambas novenas en los diferentes renglones del juego. Estamos en una serie corta de siete juegos donde los números de la temporada regular no deciden.

En ocasiones ocurren sucesos impredecibles que marcan la diferencia, incluyendo héroes inesperados que surgen, jonrones que salen con hombres en bases y hasta esa pelotica blanca que puede inclinar la suerte para cualquiera de los rivales buscando espacios libres para caer en terreno donde la defensa no puede capturarla.

Si Houston se impone en los dos primeros juegos la serie tendría que regresar a esa ciudad sin importar el resultado en la ‘’Gran Manzana’’. Esto sería un factor clave en las aspiraciones de los Astros. Pero si los Mulos del Bronx ganan al menos un juego en el Minute Maid Park, cualquier cosa puede ocurrir en el Yankee Stadium; incluyendo la victoria neoyorquina.

Justin Verlander debe lanzar el sábado con cuatro días de descanso, mientras que Gerrit Cole no podrá hacerlo el domingo por haber tirado 107 envíos el jueves. En caso de que el manager de Houston decida enviar a la lomita al sensacional serpentinero, lo haría sin el descanso necesario y esto pudiera afectarlo ante un equipo bateador como los Yankees.

Para Houston es de enorme importancia que sus tres estrellas de la lomita se presenten en excelentes condiciones y limiten la ofensiva de los Yankees. De lo contrario, la serie puede favorecer a los Yankees.

El más grande ganador será el béisbol y los millones de fanáticos de este deporte que podrán disfrutar de una Serie de Campeonato entre los dos mejores equipos de Grandes Ligas.

  Comentarios