Béisbol

Una noche más y una despedida noble del Yankee Stadium, eso es lo que ha logrado Nueva York

AROLDIS CHAMPAN salva el juego del viernes contra los Astros en Nueva York.
AROLDIS CHAMPAN salva el juego del viernes contra los Astros en Nueva York. Getty Images

Una noche más y una despedida más noble del Yankee Stadium, al menos eso es lo primero que ha logrado Nueva York al contener la marea naranja de los Astros con un triunfo 4-1 sobre los Astros y el estelar Justin Verlander. Que puedan ganar dos juegos más, esa es otra historia.

Pero al menos ya pasaron por encima de un Verlander que se antojaba un muro infranqueable y ahora deberán hacer lo mismo ante Gerrit Cole, quien no conoce la derrota desde hace mucho tiempo y menos en la postemporada. Esto es, entonces, una tregua entre batalla y batalla.

En una de esas raras entradas en su carrera, Verlander permitió un par de cuadrangulares de DJ LeMahieu y Aaron Hicks que redondearon cuatro anotaciones para los Bombaderos, que esta vez no cometieron el mismo error de la noche anterior, cuando solo pisaron el plato en una ocasión frente a los envíos de un Zack Greinke a punto de explotar-con las bases llenas- en el capítulo inicial.

Y menos mal, porque después del jonrón de Hicks, Verlander se acordó que era Verlander y volvió a su rutina dominante al punto de permitir un solo imparable en los siguientes seis episodios.

Su error, si se quiere, fue de minutos, de unos cuantos lanzamientos, pero los Yankees pudieron capitalizar y luego salieron a apoyar con todo primero al abridor James Paxton y luego a su cuerpo de relevistas que cerraron el gasto ofensivo de un conjunto potente y oportunista.

Paxton lanzó en gran forma durante seis innings y su problema fueron cuatro bases por bolas, pero ahora le tocó a Houston desaprovechar esas mínimas grietas para sellar de una vez y por todas la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

El próximo partido será en Houston y Nueva York deberá hacer acopio de fuerzas y sacar de donde poco queda para mantenerse con vida ante un rival formidable, que ha visto demorada la celebración con champán y los acostumbrados habanos, pero espera vivir una fiesta de cualquier manera.

Al menos para los Yankees hay un juego más, lo cual no es poca cosa con estos Astros.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios