Béisbol

Oportunidades perdidas y drama a montones, Washington pega primero en la Serie Mundial

Juan Soto cumplirá 21 años en un par de días, pero está jugando como un veterano en toda la línea, sin nervios ni complejos. El joven talento de Dominicana respaldó una extenuante faena de Max Scherzer para que los Nacionales pegaran el primer golpe en la Serie Mundial de las Grandes Ligas.

El jardinero remolcó tres carreras ante un Gerrit Cole que había llegado en estado de gracia a este encuentro y Washington sumó el martes por la noche un triunfo 5-4 sobre unos Astros que se cansaron de perder oportunidades y dejar hombres en las almohadillas.

Los campeones de la Liga Americana, inteligentes y disciplinados en el plato, se mostraron impacientes y desordenados, sin poder capitalizar sus propias erupciones ofensivas, aunque hicieron las cosas interesantes y dramáticas para el final del encuentro.

Todo parecía favorecer a los locales, cuando en la misma entrada inicial Yuli Gurriel pegó un doble que remolcó un par de carreras ante un Scherzer al borde del abismo, en una situación inusual y obligado a esforzarse al máximo para minimizar los daños.

Scherzer estuvo prácticamente encima de un volcán, sorteando amenaza tras amenaza, colocándose casi siempre por detrás en los conteos y solo en una ocasión, en la quinta entrada, pudo dominar una entrada sin que se le embasara un hombre.

Houston, por su parte, desaprovechaba momentos que pudieron ser importantes, decisivos, y cada vez que Scherzer estaba a punto de irse a las duchas, el veterano encontraba el aplomo necesario para hacer fallar a la tremenda alineación que días antes había doblegado a los Yankees.

A diferencia de Scherzer, Cole lucía en control de la situación hasta que Mr. Nacional, el veterano Ryan Zimmerman le sacó una bola del parque en el segundo capítulo para romper, en parte, esa aureola de invencibilidad del derecho de los Astros que llegaba con marca de 19-0 en sus 25 aperturas previas.

Dos episodios más tarde llegaba el cuadrangular de Soto que igualaba el marcador, dejándolo todo listo para un quinto tramo donde el dominicano sería vital con un biangular de dos anotaciones. Cole no permitía cinco carreras desde el 22 de mayo.

Cuando finalmente se marchó Scherzer, el manager Dave Martínez le dio la pelota a otro abridor, Patrick Corbin, dejando entender que el tercer encuentro de este Clásico de Octubre sería para el venezolano Aníbal Sánchez, cuando la serie se traslade a la capital de la nación.

Sin embargo, Corbin solo sacó tres outs y para la séptima llegaba Tanner Rainey, quien permitió un vuelacercas de George Springer y regalaba un par de pasaportes para llenar las bases con dos outs y el cubano Yordan Alvarez en la caja de bateo.

Martínez cambiaba nuevamente y confiaba su destino a Daniel Hudson, quien ponchó a Alvarez. Para ese momento, Houston ya había dejado en bases a 10 hombres.

Los Astros descontaron otra más en la octava y Martínez no dudó en apelar a su cerrador Sean Doolittle para que sacara los últimos cuatro outs.

Todavía no se prende en Houston la señal roja del pánico, pero mucho dependerá de lo que pueda hacer este miércoles Stephen Strasburg ante el consumado Justin Verlander, pero este choque inicial lleva nombre y apellido: Nacionales de Washington.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios