Béisbol

Dos hits, dos pelotazos y nueve boletos, esa es la fórmula del fracaso utilizada por Cuba ante Canadá

Si no faltan los clavos, es el martillo. A veces los dos. Siempre se echa en ausencia el centavo para el peso en la pelota cubana cuando sale al ámbito internacional como sucedió ahora en su debut contra Canadá en el Premier 12, que dio inicio a su llave en Corea del Sur.

La selección nacional de la isla pego solo dos imparables y su pitcheo regaló nueve boletos, así como se lee, nueve, para calibrar una fórmula matemática indeseable que terminó en derrota 3-0 y que deja en precario las aspiraciones de pasar a la siguiente fase del torneo.

Cuba tuvo sus oportunidades y las malogró una por una, desaprovechando una buena faena del abridor Carlos Juan Viera, quien en 5.1 capítulos permitió una sola carrera con tres imparables y siete ponches, aunque golpeó a uno y concedió cuatro bases por bolas.

Canadá marcó su primera carrera en el cuarto, pero el juego se mantendría cerrado hasta la octava, cuando el relevista Liván Moinelo -uno de los japoneses del conjunto- abriría las compuertas a la debacle con un hombre golpeado, un sencillo y tres bases por bolas.

Moinelo solo pudo sacar dos outs y echó por la borda cualquier esfuerzo de recuperación, pues ya con una carrera en contra nada pintaba bien para los antillanos que olvidaron sus bates o la manera de usarlos ante los lanzadores del equipo norteamericano.

Phillippe Aumont, quien fuera elegido en el Draft por los Marineros de Seattle y viera experiencia de Grandes Ligas con los Filis de Filadelfia, estuvo inmenso en el montículo a lo largo de ocho episodios en los que admitió dos sencillos, con dos boletos y nueve ponches.

El veterano de los Panamericanos de Toronto y Lima retiró a los seis primeros hombres que enfrentó de manera consecutiva y a cuatro por la vía del ponche, y sacó provecho de unos bateadores cubanos agresivos, casi desesperados, que le hacían swing a todo en los principios de cada conteo.

El relevo de Canadá se encargaría de pintar de blanco a una Cuba que se vio sin la presencia de un slugger capaz de sacarla del atasco, porque ni Frederich Cepeda, ni Yurisbel Gracial ni Alfredo Despaigne -entre los tres sumaron ocho ponches- se hicieron sentir con el madero.

Esta es la segunda derrota de Cuba frente a Canadá, tras la derrota 8-6 en los Juegos Panamericanos de Lima.

Cuba sale al terreno del Gocheok Sky Dome -no había nadie en las gradas, salvo un aficionado cubano y un par de canadienses- este miércoles a enfrentar a Australia a las 10 p.m. hora local y cierra su participación contra los locales.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios