Boxeo

Jóvenes guerreros cubanos quieren salir de la sombra de sus mayores en el 2017

YORDAN FROMETA y Leider Peña (d) durante una conferencia de prensa en el Miccosukee Resort and Gaming el 9 de noviembre.
YORDAN FROMETA y Leider Peña (d) durante una conferencia de prensa en el Miccosukee Resort and Gaming el 9 de noviembre. dsantiago@elnuevoherald.com

Si los boxeadores cubanos de mayor relieve le piden al 20917 que les regale dos o tres buenas peleas en la temporada, los más jóvenes aspiran a salir del anonimato y convertirse en puntos de referencia dentro del convulso momento de este deporte.

Jóvenes como Leduán Barthelemy en Las Vegas o Neslán Machado en Miami, para poner dos ejemplos, quisieran dar el salto de calidad que les permita mirar al futuro con más calma y esperanza.


"Solo espero que el 2017 nos traiga muchas cosas buenas y en mi caso particular que el gran público del boxeo comience a conocerme'', expresó Leider Peña, uno de los pupilos del profesor Pedro Díaz, quien debutó este año y sumó dos victorias. "Siento que será superior para todos los cubanos y ojalá para los más jóvenes''.

Un preludio de lo que depara la nueva temporada pudiera considerarse la presencia de dos muchachos de la escuadra de King Kong Boxing, Ramón Luis Nicolás y Liván Navarro, quienes combaten este viernes en Wisconsin.

Ninguno de los dos sobrepasa los 25 años y de seguir en ascenso serían -junto a otras figuras como Machado, Barthelem, Hairon Socarrás, Marcos Forestal y Yordan Frómeta- el relevo de la generación encabezada por Guillermo Rigondeaux, Erislandy Lara y Yuriorkis Gamboa.


"Ellos están conscientes de la responsabilidad que tienes de continuar la tradición del boxeo cubano en lo profesional'', apuntó Jay Jiménez, presidente de King Kong Boxing. "En el 2017 los vamos a apurar un poquito. Queremos que sea la última temporada de fogueo para que puedan aspirar a metas superiores''.

De acuerdo con Jiménez, el plan es que Nicolás, Navarro y Forestal vuelvan a estar encima del cuadrilátero tan pronto como en febrero, como parte de un plan de múltiples peleas en el 2017.

Algunos jóvenes como Machado y Socarrás cerraron una temporada difícil, el primero con una sola pelea y el segundo con ninguna, al punto que una velada donde debían actuar ambos el 9 de diciembre en Miami, se canceló dejando en el aire las aspiraciones de púgiles y fanáticos.


Resultó una píldora difícil de digerir, pues ambos cuentan con una buena base de aficionados en el sur de la Florida, un prestigioso entrenador en Jorge Rubio, pero les ha faltado ese apoyo decisivo.

La otra cara de la moneda fue Leduán Barthelemy, quien combatió en cuatro ocasiones en la campaña a punto de concluir, sin dejar de recordar que en el 2015 se bajó del cuadrilátero con tres victorias en su faja.

De la mano del controversial consejero Al Haymon y del manager Luis De Cubas Jr., Barthelemy se acerca de manera sólida a una pelea de consideración en el peso pluma, algo que debe suceder en los próximos meses.

"Estoy muy contento con mi equipo de trabajo y espero que vengan cosas mejores'', comentó recientemente Leduán Barthelemy. "Mi carrera ha dado un salto enorme y estoy comprometido conmigo mismo a no retroceder''.

Ojalá que el camino de Leduán sea el de todos.

Siga a Jorge Ebro en Twitter: @jorgeebro

  Comentarios