Boxeo

King Kong Ortiz ofrece su verdad y arremete contra Wilder en explosivo video

'King Kong' Ortiz: Fue un error mío y de mi equipo no informar sobre el medicamento

Luis Ortiz, contendor cubano al título de la división máxima, conversa con El Nuevo Herald sobre las circunstancias que echaron por tierra su combate con Deontay Wilder el 4 de noviembre en Nueva York y habla de sus planes futuros para seguir en b
Up Next
Luis Ortiz, contendor cubano al título de la división máxima, conversa con El Nuevo Herald sobre las circunstancias que echaron por tierra su combate con Deontay Wilder el 4 de noviembre en Nueva York y habla de sus planes futuros para seguir en b

Luis Ortiz nunca pensó que una visita al médico hace dos años tendría repercusiones tan funestas en estos días en que el retador cubano repasa todo lo que impidió su combate contra el campeón Deontay Wilder.

El gigante fue diagnosticado con hipertensión y hace ocho meses comenzó a tomar un medicamento, por prescripción de su galeno, que contenía dos diuréticos considerados sustancias prohibidas por la Asociación Voluntaria Antidopaje (VADA).


"¿Quién se iba a imaginar que ese medicamento [Lozartan] se me iba a olvidar [al momento de llenar la planilla de VADA]'', se lamentó Ortiz en declaraciones exclusivas para El Nuevo Herald. "Es una prescripción escrita por el doctor. Fue un error mío y de mi equipo no haber puesto una medicina que tomo por prescripción''.

A Ortiz se le tomó una muestra de orina el 22 de septiembre y el resultado se conoció el jueves, lo cual recordó lo sucedido en el 2014, cuando el cubano falló entonces otra prueba de dopaje que le costó varios meses de suspensión.


En esa ocasión, a Ortiz se le castigó con ocho meses de suspensión y se le retiró la faja interina que había ganado ante Lateef Kayode en Las Vegas por dar positivo a Nandrolona, una de las sustancias más viejas y reconoc8ibles en el catálogo del dopaje.

Como resultado de ese informe preliminar, el Consejo Mundial del Boxeo decidió no continuar adelante con el choque del 4 de noviembre contra el campeón Deontay Wilder, uno de los choques más esperados de la temporada.

Para Wilder, también es la tercera vez que no puede combatir debido a que su oponente falla una prueba de dopaje, pues ya le había sucedido en mayo del 2016 contra Alexander Povetkin y en febrero de este año con Andrzej Wawrzyk.


"Para mí se trata de una pende… de Wilder, porque él me teme y no quería enfrentarse conmigo'', agregó Ortiz. La culpa es del peleador. Yo estaba listo, aquí. Le iba a explotar la cara''.

Ortiz espera ahora que otro organismo, la Asociación Mundial lo mantenga como retador obligatorio contra el titular Anthony Joshua para que ambos pueden medirse a principios del próximo año.

Por el momento, Ortiz se encuentra en el proceso de cambiar de medicamento para la presión alta, uno que no contenga sustancias prohibidas ni entre en conflicto con los requerimientos de VADA.


Igualmente, no ha dejado sus entrenamientos en busca de una nueva oportunidad.

"No he perdido la fe ni estoy desgastado como dicen algunos por ahí'', recalcó Ortiz. "Estoy entero''.

  Comentarios