Boxeo

Las armas desconocidas de Mayweather y Pacquiao

/

Un trabajador instala un cartel de publicidad para la pelea entre Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao en el MGM Hotel de Las Vegas, el 24 de abril del 2015.
Un trabajador instala un cartel de publicidad para la pelea entre Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao en el MGM Hotel de Las Vegas, el 24 de abril del 2015. AP

Floyd Mayweather y Manny Pacquiao se enfrentarán el sábado en Las Vegas en un megacombate con la bolsa más jugosa jamás vista y tres títulos de peso welter en línea.

Una pelea que se torna de difícil pronóstico dada la paridad boxística de ambos, y para el que cada púgil se prepara con esmero, afinando sus armas secretas, y siguiendo una rutina fija.

El “Money’’ difundió a través de las redes sociales un video en el que se le observa talando un enorme tronco, como lo hiciera el legendario personaje de Rocky en la cinta protagonizada por Sylvester Stallone.

Los troncos de los árboles que ha usado para cortar leña durante su entrenamiento actual son llevados desde las montañas de Big Bear hasta Las Vegas, y pesan cerca de 700 libras (317.5 kilos) cada uno.

Otra novedad en su entrenamiento para esta pelea es la utilización de sesiones diarias de crioterapia, un nuevo método que consiste en tomar baños a temperaturas extremas a base de nitrógeno.

Según el portal TMZ, Mayweather visita todos los días un local en Las Vegas donde permanece alrededor de tres minutos parado en una bañera cuya temperatura es de 22 grados bajo cero.

A sus 38 años, Mayweather usa esta crioterapia para aliviar de manera más rápida las molestias y dolores de los entrenamientos, además de eliminar toxinas de su cuerpo. La exposición a este frío tiene, según los expertos, efectos analgésicos, regenerativos e incluso antidepresivos.

Conocido por ser un fanático del gimnasio, Mayweather realiza un promedio de mil sentadillas por día.

Los tres protectores bucales que usará para esta pelea fueron confeccionados por un dentista de Nueva York. Están hechos con láminas de oro, diamantes y billetes reales de $100 y cada uno está valorado en 25 mil dólares.

Como todo deportista, tiene sus manías y supersticiones, como el no usar nunca microondas. Sólo come alimentos cocinados y que se calienten en una estufa (cocina) o un horno.

Cuando sale a comer nunca va a un restaurante 5 estrellas pues los detesta, siempre pide un vaso de agua caliente para dejar los cubiertos en remojo en el vaso antes de usarlos.

Una vez por semana solicita los servicios a domicilio de una pedicurista y manicurista. Y no lo hace por vanidad, sino para evitar uñas enterradas que le arruinen los entrenamientos.

Lo primero que hace el filipino Manny Pacquiao al levantarse a las 6 de la mañana es leer media hora una Biblia que carga a todos lados. Después se va al gimnasio a aporrerar una pera de golpeo que tiene retratada la cara de Mayweather.

Pacquiao, ganador de diez títulos mundiales en ocho diferentes divisiones, enfrenta a sus 36 años el combate más difícil de su vida, y por eso dice estar entrenándose como nunca.

Y en este entrenamiento, además de su preparador habitual, Freddy Roach, también se incluye el asesor espiritual, el pastor Jeric Soriano.

Entre sesiones de guanteo, sparrings, sombras y trabajo frente al espejo, el PacMan realiza en promedio 2,500 abdominales diarios.

En casi todas sus comidas incluye arroz blanco al vapor y caldo de pollo o carne. Solamente bebe agua a temperatura ambiente y nunca fría porque dice que esto solidifica la grasa del cuerpo.

Hace cinco comidas al día y consume 8 mil calorías diarias para mantener su peso y la energía.

Su hobby para relajarse en medio de tanta tensión es la fotografía. Una semana antes del combate, compró dos cámaras Canon con lentes y accesorios.

Además del pastor, su esposa Jinkee y sus ayudantes, Pacquiao viaja acompañado de una perrita Jack Russell Terrier de nueve años. Ella lo acompaña a diario en las mañanas a correr y al gimnasio Wild Card donde entrena con Roach. Incluso, la perra tiene su propia tarjeta de viajero frecuente.

  Comentarios