Boxeo

El Héroe de Colombia abre un abismo ante el Krusher de Rusia y se convierte en campeón mundial

ELEIDER ALVAREZ deja tendido en la lona a Sergey Kovalev y es nuevo titular de las 175 libras.
ELEIDER ALVAREZ deja tendido en la lona a Sergey Kovalev y es nuevo titular de las 175 libras. Boxeo de Colombia

Aquí no vale decir que lo imposible ha pasado, pero sin duda es algo parecido. Cuando pocos o casi nadie daba un duro por Eleider Alvarez, el colombiano se encargó de recordarle al mundo por qué el boxeo es un deporte espectacular. Que cuando se hace bien y con entrega, no hay nada más emocionante que ver un hombre caído bajo la potencia de un golpe.

Alvarez llegó debajo en las apuestas, pero salió de Atlantic City con el brazo levantado y el cinturón de campeón en sus hombros, convertido en un héroe de Colombia y de todos aquellos que aman este deporte en estado puro. Pase lo que pase, esta noche quedará para siempre en el recuerdo.

Cuando parecía que el ruso Sergey Kovalev (32-3-1, 28 KO) continuaría su dominio en la división ligero pesada, los puños de Alvarez se encargaron de levantar a la afición de sus asientos y poner una expresión de incredulidad al ganar por nocaut técnico en el séptimo asalto. ¿Cómo sucedió esto? ¿De qué manera el Krusher se desmoronó como un castillo de naipes?

Alvarez (24-0 , 12 KO) comenzó el combate de manera inteligente, usando el jab, danzando desde afuera -aunque sin rehuir al fuego- e intentando frustar a Kovalev con sus conexiones rápidas. Se le notaba la astucia, la estrategia, pero en la cabeza de muchos giraba una sola pregunta: ¿qué pasaría cuando el eslavo comenzara a desembarcar sus bombas de profundidad?

A partir del tercer round eso fue lo que sucedió. Kovalev apretó el paso y comenzó a impactar más frecuentemente el cuerpo del cafetero. De pronto, en el rostro de Alvarez se podía advertir la sangre, los moretones, el devastador efecto de un hombre acostumbrado a barrer el piso con todos sus oponentes que no se llamaran Andre Ward.

Y cuando todo indicaba que la marea roja iba a barrer con Alvarez, llegó la primera derecha, la que abrió el abismo y ya no le permitiría a Kovalev ser quién había sido. El segundo y el tercer conteo solo ahondaron la profundidad del fracaso. Los impactos desconectaron el cerebro del campeón de sus piernas. Adiós rey, bienvenido rey.

Que disyuntiva tienen ahora los jerarcas de Main Events y HBO. Esta noche fue orquestada perfectamente para establecer una futura pelea entre Kovalev y Dmitry Bivol, el vencedor de Isaac Chilemba. Los planes, sin embargo, han sido alterados y las cosas pueden tomar otro camino.

Uno puede ser un combate entre Bivol -el hombre que en marzo superó al cubano Sullivan Barrera y que este sábado venció sin lucir inmenso- y Alvarez, o cabe ver una segunda entrega entre el colombiano y el destronado. En cualquier caso, el héroe de Colombia sale por la puerta ancha.

Existe una cláusula de revancha en el contrato pero la derrota fue tan humillante y devastadora para Kovalev que nadie en Main Events fue capaz de comprometerse a una segunda pelea. Una derrota así lleva pasaporte de adiós y retiro. Lo primero es la salud del ruso, luego ya se verá.

Para Alvarez valió la pena la espera de 14 meses, el cansancio de esperar por una oportunidad titular que Adonis Stevenson le negó descaradamente. Ahora ya sabemos por qué no quiso subir encima de un ring con el guerrero que esta noche porta el cetro de mejor entre los grandes de la ligero pesada.

  Comentarios