Boxeo

¿Por qué Wilder escogió al rey de los gitanos en vez del King Kong de Cuba para próxima pelea?

TYSON FURY enfrenta este 18 de agosto a Francesco Pianeta, pero con la vista puesta en Deontay Wilder (d) a fines del 2018.
TYSON FURY enfrenta este 18 de agosto a Francesco Pianeta, pero con la vista puesta en Deontay Wilder (d) a fines del 2018.

Tyson Fury se hace más loco de lo que realmente es. El rey de los gitanos pasea su circo por los cuadriláteros del mundo y este sábado planta su carpa en Belfast para medirse a Francesco Pianeta en lo que debe ser un peldaño más en la escalera del retorno hacia peleas más importantes.

Claro favorito frente al italiano, dentro de la locura real o fingida de Fury hay una verdad que lo lleva a la cordura: la posibilidad de un choque contra el campeón del Consejo Deontay Wilder, quien ha preferido medirse al controversial inglés que darle una revancha al cubano Luis Ortiz.

A estas alturas del juego, King Kong aparece como un oponente más peligroso y arriesgado. Ya Wilder salió de los peligros del gigante de Camaguey y difícilmente volverá a enfrentarlos. Ortiz es un púgil más completo, de mayor pegada. Menos aparatoso que Fury, pero mucho más efectivo y letal.

Fury, a pesar de un triunfo sobre el entonces imbatible Wladimir Klitschko, puede ser víctima de los enormes bombazos de Wilder, porque su defensa es casi inexistente, porque sus movimientos son torpes y predecibles. Apuéstelo todo al ídolo de Alabama. Aquí no habrá sorpresa.

Desgraciadamente, existe otro factor para evadir la revancha contra Ortiz. Fury, con su carga de locura, sus depresiones y extravíos, ha sumado una legión de seguidores no siempre interesados en su boxeo y sí en el morbo que pueda generar. El gitano vende, y a veces hasta canta.

Si para el choque contra Pianeta vendió 23,000 asientos de una arena en Belfast en cuestión de días, ¿cómo no repletará un estadio de 40,000 personas cuando se anuncie de manera oficial su encuentro frente a Wilder? Este es un negocio que tiene mucho sentido, donde todos ganan y se van felices a contemplar sus cuentas de banco.

Muy mal que lució Fury en su choque anterior ante Sefer Seferi. Sospecho que ahora lo hará mejor. Está obligado a hacerlo. Tampoco se puede vender un producto dañado o dudoso. Ahora existe el incentivo de la pelea de noviembre o diciembre en Las Vegas contra Wilder. La posibilidad de un título del mundo.

Veremos, entonces, si la locura del gitano le arrastra lejos de una potencial pelea millonaria contra el campeón o si los destellos de cordura son capaces de permitirle vencer ahora a Pianeta para luego pararse delante del Bombardero de Bronce.

  Comentarios