Boxeo

El premio flaco es ahora, pero el gordo viene en diciembre y se llama Lomachenko

Raymundo Beltrán y José Pedraza (d) chocarán en una pelea que promete un alto volumen de acción .
Raymundo Beltrán y José Pedraza (d) chocarán en una pelea que promete un alto volumen de acción .

El premio gordo viene el 1 de diciembre. Este sábado en Glendale, California, Raymundo Beltrán y José Pedraza chocarán en una pelea que promete un alto volumen de acción y la posibilidad de enfrentar más adelante al boxeador que para muchos es el mejor libra por libra del planeta: Vasyl Lomachenko.

Viejo zorro que conoce bien su negocio, Bob Arum tiene en su poder los contratos de ambos guerreros, asegurándose que gane quien gane, el vencedor no tendrá otra avenida que medirse al portento ucraniano.

Y no es que sea mala cosa. Tanto para Beltrán como Pedraza, la posibilidad de enfrentar a Lomachenko puede significar dos tres cosas: mayor exposición, una buena bolsa y una derrota sobre la cual no habría nada que lamentar. Perder con el mejor es perder a medias.

Pero veamos un poco el ritmo de este combate de sábado. De un lado un guerrero de cantina duro y puro como Beltrán, quien expone su título ligero de la Organización Mundial; del otro un púgil con mayores recursos técnicos. Si los estilos hacen la pelea, esta pinta bien.

Beltrán (35-7-1, 21 KO) ganó faja a los 37 años de edad al vencer al veteranísimo de 40 Paulus Moses y ahora sale como el ligero favorito para retener su faja en la segunda defensa. Desde que cayera en el 2014 ante el inmenso Terence Crawford ha eslabonado una cadena de siete triunfos.

Pero en Pedraza (24-1, 12 KO) enfrenta a un rival que realmente puede destronarlo. Con 29 años de edad, el jab del puertorriqueño puede poner en apuros a Beltrán. Su única derrota fue en enero del 2017 ante Gervonta Davis -por nocaut en el 7mo round-, aunque luego se recuperó con triunfos sobre Antonio Mora y José Luis Rodríguez.

Ciertamente, ambos se han preparado para este choque por la pantalla de ESPN, pero la posibilidad de verse cara a cara con Lomachenko surge como una tentación muy fuerte cono para no pensar en ella.

EN ESPERA DE GUILLERMO RIGONDEAUX, AQUÍ ESTA DOGBOE

Isaac Dodboe (19-0, 13 KO) sorprendió a todos cuando despachó al favorito Jessie Magdaleno el pasado 28 de abril y se convirtió en titular de la Organización Mundial (OMB). Ahora tiene el chance de demostrar que aquello no fue obra de la casualidad.

El ghanés enfrentará al japonés Hidenori Otaki (31-2-3, 14 KO) en otro combate que debe agradar a la afición, pero sin lugar a la sorpresa. Dodboe está en un lugar superior y más temprano que tarde deberá minar el gastado cuerpo del asiático.

Dodboe ha dicho que su intención es limpiar las 122 libras y unificar los títulos de la división. Veremos que sucede cuando se reincorpore en los próximos meses el cubano Guillermo Rigondeaux.

  Comentarios