Boxeo

No pudo estar en la velada de Gamboa, pero este guerrero cubano ya tiene fecha para retornar al ring

Hairon Socarrás con su entrenador de toda la vida, Jorge Rubio.
Hairon Socarrás con su entrenador de toda la vida, Jorge Rubio.

Después que las montañas de Marbella le llenaron los pulmones, Hairon Socarrás espera pelear como un león en la planicie de la Florida. El cubano no pudo estar presente en la cartelera del pasado 10 de noviembre protagonizada por su compatriota Yuriorkis Gamboa, pero ahora sí no hay marcha atrás para su última presentación del 2018.

El peso pluma de la Habana estará combatiendo este 30 de noviembre en el Hard Rock Café y Casino de Hollywood contra Mike Oliver (26-9-1, 8 KO) en su cuarta presentación de la temporada, un reflejo innegable del rumbo favorable que ha tomado su carrera.

“Esto es un sueño hecho realidad, porque subir cuatro veces al ring es algo que hacía rato no pasaba conmigo’’, explicó Socarrás. “Es algo que debo agradecer a mi equipo de trabajo que me está respaldando y abriéndome puertas’’.

Socarrás, quien no pelea en Miami en casi dos años, regresó hace unas semanas de un larga campamento de preparción en Marbella, España, donde estuvo junto al profesor Jorge Rubio y sus compatriotas Enmanuel Guerra y Neslán Machado.

Cuando Socarrás (19-0-3, 12 KO) irrumpió en los cuadriláteros, parecía una figura que en poco tiempo estaría disputando un título del mundo, pero problemas con promotores y managers detuvieron en seco su avance, al punto de pelear una vez en el 2015 y dos en el 2016, sin consecuencias en su palmarés.

Pero la llegada del empresario cubano Walter Álvarez como figura central en su equipo de dirección significó un respaldo tremendo que desastacó su trayectoria y la ha colocado en un carril acelerado hacia mejores peleas y escenarios.

“Estamos muy contentos con lo que está sucediendo con Hairon’’, apuntó Álvarez. “Este 2018 nos ha servido para relanzar su carrera e iremos por mucho más en la próxima temporada’’.

Álvarez siempre estuvo cerca de la órbita de Socarrás. Conoció al chico cuando tenía 11 años y se mantuvo cerca de él cuando falleció su madre, creando un vínculo fuerte más allá del deporte.

Una figura ineludible en el ámbito pugilístico, Álvarez es más conocido por haber liderado el grupo de inversionistas que trajo a Miami en noviembre de 1982 la pelea de título mundial entre el nicaragüense Alexis Arguello y Aaron Prior.

Otra figura importante ha sido el entrenador Rubio, quien siempre ha estado al lado de Socarrás en las buenas y las malas, sin tener un momento de duda sobre el talento de su pupilo.

“Mi sueño es ver convertido a Hairon en campeón mundial y poco a poco creo que esa visión se irá haciendo realidad’’, apreció Rubio, quien vino de Inglaterra para estar al lado de Socarrás este 30 de noviembre. “Hemos recorrido un largo trecho y creo que ya vamos llegando’’.

  Comentarios