Boxeo

Su rival promete vencerlo por KO, pero este cubano solo piensa en la revancha contra el campeón

¿Por qué pelea Luis Ortiz en el PPV de Wilder vs Fury?

¿Por qué pelea Luis Ortiz en el PPV de Wilder vs Fury? Lo cuenta Jorge Ebro.
Up Next
¿Por qué pelea Luis Ortiz en el PPV de Wilder vs Fury? Lo cuenta Jorge Ebro.

La primera pelea de Luis Ortiz en el 2018 fue por un título del mundo. La segunda tuvo como objetivo traerlo de vuelta de su primera derrota y mantenerlo activo. La tercera intentará asegurar su presencia en los puestos de relevancia de la división pesada.

No es poca cosa este choque del King Kong de Cuba este sábado (SHOWTIME PPV) contra Travis Kauffman, justo antes de que Deontay Wilder defienda su título del Consejo Mundial ante el disparatado gitano Tyson Fury.

Kauffman, a pesar de su apariencia flácida de carnes y de poco guerrero, debe ser un contrincante superior a Razvan Cojanu, ese rumano que bajó del cuadrilátero tan pronto como llegó, abatido por la fuerza innegable de Ortiz, como una mínima pausa en la carrera del cubano.

Por lo que se deduce de sus peleas anteriores, especialmente la última ante Scott Alexander, Kauffman puede asimilar golpes y continuar en el fragor de la batalla en espera de su oportunidad. Perfecto. Esto debe situar a Ortiz delante de una prueba necesaria.

Ortiz apenas habla de Kauffman y esto es lo que preocupa. El 99,99 por ciento de sus pensamientos giran alrededor de la revancha contra Wilder. Habla de una espina clavada en el pecho, de un puñal alojado en su corazón. Sencillamente, no ha pasado la página de lo sucedido el 3 de marzo en Nueva York.

Y no lo culpo. Estuvo cerca del título mundial de Wilder, lo tuvo en sus manos y lo dejó escapar –ayudado quizá por un árbitro benevolente hacia el rey en apuros-, de ahí que sienta un poco de agobio y culpa por lo que pudo haber sido y no fue.

Ortiz está obligado a pasar por encima de Kauffman de forma convincente para llamar la atención del campeón, si es que este derrota a Fury, como apuntan los expertos y las apuestas. Aunque personalmente creo que esta revancha no tendrá lugar muy pronto.

El mensaje de King Kong no debe ser a Wilder sino a los fanáticos y la prensa. La actuación del cubano en la misma noche que los otros pesados debe indicarles a todos que la única pelea viable es la de él contra el coronado del Consejo Mundial.

Wilder no quisiera pasar otra vez por el obstáculo de Ortiz. Ya ganó, no tiene una necesidad apremiante como el cubano, pero ¿qué le queda por delante? Anthony Joshua no le dará una oportunidad, no ahora, quizá ni en el 2020. El inglés no arriesgará nada mientas siga llenando estadio y ganando millones ante rivales de medio pelo.

Puede llegar, entonces, ese momento en que Wilder decida mirar nuevamente al gigante de Camaguey. Una buena actuación de Ortiz este sábado en Pago Por Ver delante de una teleaudiencia mundial acortaría distancias hacia esa revancha. Pero primero está Kauffman. Ortiz no debe olvidarlo.

  Comentarios