Boxeo

El Krusher de Rusia congela al colombiano Álvarez para recuperar su corona

SERGEY KOVALEV golpea el rostro de Eleider Alvarez.
SERGEY KOVALEV golpea el rostro de Eleider Alvarez. Top Rank

Seis meses. Esa fue la duración del reinado de Eleider Alvarez, luego de que fuera superado sin ningún tipo de duda por Sergey Kovalev, quien recuperó su corona de la OMB para proyectar nuevamente su sombra peligrosa en la división ligero pesada.

El ruso boxeo más y pegó mejor que el colombiano, demostrando que los cambios en una esquina en ocasiones suelen ser fundamentales en la carrera de cualquier guerrero, porque este triunfo es hijo a partes iguales de Kovalev y su nuevo entrenador Buddy McGirt.

Cuando el pasado 4 de agosto, Alvarez (24-1, 12 KO) venció por nocaut en el séptimo asalto a Kovalev, muchos creyeron haber visto lo último del “Krusher’’ y saludaron al nuevo monarca de las 175 libras.

Pero ahora el triunfo por decisión unánime de los jueces pone en tela de juicio la capacidad del cafetero para ser un ganador consistente al más alto nivel de una categoría a la cual van llegando nuevas figuras sedientas de poder y fajas.

En aquella ocasión, Alvarez iba perdiendo en las boletas hasta el momento en que sus manos desembarcaron en el rostro del campeón, mientras Kovalev insistía en que su derrota fue producto de un error defensivo y no del desgaste del tiempo.

Ahora, por momentos parecía que este choque celebrado en Frisco, Texas, iba por un camino similar. Alvarez regalaba los primeros cinco rounds y uno imaginaba que en la segunda mitad del combate apretaría el acelerador para llevarse por delante a Kovalev.

Pero ese impulso decisiovo nunca llegó. El colombiano solo tuvo un período importante entre el sexto y séptimo asaltos, pero nunca logró establecer un ritmo, ni descargar sus golpes de manera consistente y prolongada.

Mucho mérito para McGirt que instaló el doble jab como arma desestabilizadora, capaz de contener los tímidos intentos de Alvarez por iniciar un esfuerzo ofensivo. Además, Kovalez (33-3-1, 28 KO) se movía con inteligencia, alejándose de la derecha del colombiano.

Pero más allá del mérito del ruso, lo cierto es que el sudamericano fue víctima de su propia inactividad, de sus carencias para presionar y defender la corona que ahora ha vuelto a la cabeza de quien la poseyó hace unos seis meses.

No va a ser fácil conservarla para Kovalev. Sus golpes no llevan la fuerza de antes y le será muy difícil mantener ese tren de pelea cuando se mida a los jovenes leones en la división, pero ese anlálisis será para otro día. El Krusher vuelve a ser campeón.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.


  Comentarios