Boxeo

Un Tanque sobre campo minado. ¿Qué camino tomará este controversial campeón?

GERVONTA DAVIS entrena delante de los medios de prensa.
GERVONTA DAVIS entrena delante de los medios de prensa.

El “Tanque’’ camina sobre campo minado. Gervonta Davis pelea este sábado (10:00 pm, SHOWTIME) y lo hace más contra sí mismo que frente a Hugo Ruiz. Tal es su talento y su encrucijada, su cercanía a la gloria y al abismo. Todo depende de él.

Nada en detrimento del mexicano Ruíz, quien aceptó este choque hace apenas un par de semanas, cuando Abner Mares se lesionó la retina en un entrenamiento y tuvo que operarse de urgencia. Esa era la pelea que en princpio queríamos ver.

Por otra parte, esa es la pelea que ofrecía algo de intriga por la capacidad y la hoja de servicio de Mares. Davis resulta muy superior a Ruiz en todos los sentidos. Aquí la sorpresa tiene piernas cortas y de producirse, sería la más grande del 2010, cuando aún estamos en febrero.

Davis posee todos los ingredientes para ser un gran campeón, pero su pasado se ha convertido en un lastre que pudiera descarrilar esa futura trayectoria. Su madre cayó bajo el influyo de las drogas, vivió una infancia llena de peligros y violencia. Solo el boxeo lo salvó de un triste final.

Se hizo campeón mundial de las 130 libras con apenas 22 años, luego perdió la faja en la báscula. Recuperó su corona en gran forma para verse metido en problemas legales que le hicieron combatir de manera escasa.

Fue entonces que entró en escena el “Fantasma’’, el hombre que nadie ve: Al Haymon. El controversial consejero, de cuerpo presente, tuvo una conversación seria con Davis y le regaló una frase para su vida: “mantente fuera de problemas’’.

Cuenta Davis que el encuentro con Haymon lo ha cambiado o ojalá que sea el caso. Si Davis se concentra en su carrera, podría ser un futuro material de Pago Por Ver, un candidato a enfrentar a oponentes de primera magnitud, incluyendo a Vasyl Lomachenko.

Su velocidad de movimientos, el poder de sus manos, hasta su poco de carisma, el respaldo de Floyd Mayweather y del mismo Haymon, ¿acaso Davis no ve que todo está a su favor, como para echarlo por la borda con su inmadurez?

No es el primero que afirma haber cambiado sus malas formas para hundirse en el fracaso. Más de una vez lo dijo Adrien Broner y hoy sus días como boxeador relevante parecen estar contados. Ese es un espejo donde debiera mirarse Davis.

Ruiz se antoja como una especia de tune un fight, un contrincante de reemplazo al que habría de agradecérsele la supervivencia de esta cartelera de sábado y nada más. La distancia de un talento a otro es abrumadora, insalvable.

Se trata de seguir, entonces, la trayectoria de Davis para comprobar si puede complir su promesa o se pierde como tantos otros que no pudieron escapar de las garras de su pasado ni lidiar con el peso de la fama.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.


  Comentarios