Boxeo

Admiro a los boxeadores cubanos de los 80, no como los de ahora que tiran manotazos, afirma prospecto del ring

Rolly Romero: “Boxeadores cubanos de ahora tiran manotazos”

Si la confianza se traduce en éxito Rolando “Rolly’’ Romero será campeón mundial a fines del 2020. Todavía muchos no conocen a este chico y sus palabras pueden sonar altaneras, insolentes, pero las dice con una inocencia tal que desarma la crítica.
Up Next
Si la confianza se traduce en éxito Rolando “Rolly’’ Romero será campeón mundial a fines del 2020. Todavía muchos no conocen a este chico y sus palabras pueden sonar altaneras, insolentes, pero las dice con una inocencia tal que desarma la crítica.

Si la confianza se traduce en éxito Rolando “Rolly’’ Romero (8-0, 7 KO) será campeón mundial a fines del 2020. Todavía muchos no conocen a este chico y sus palabras pueden sonar altaneras, insolentes, pero las dice con una inocencia tal que desarma la crítica.

Como parte de la velada donde Shawn Porter retuvo controversialmente su faja welter ante Yordenis Ugás, este chico nacido en Las Vegas en el seno de una familia cubana noqueó de manera fulminante al argentino Nicolás Velázquez, pero ya había cesado la televisión.

Llegó tarde al boxeo, pero ya forma parte del establo de Floyd Mayweather Promotions y su actitud es la de un ganador, la de alguien que va por la vida sin miedo ni equipajes.

Recuérdenlo, fines del 2020. Veremos si cumple su palabra.

¿Cómo llegas al boxeo?

“Mi papá quería que yo fuera boxeador desde siempre, porque él había peleado en Santiago de Cuba, pero no me gustaba. Fue una vez, mirando las olimpiadas del 2012, que me le dije a mi padre que yo podía ser mejor que esos boxeadores y mi padre me retó. Por eso comencé a boxear’’.

¿Qué te contaba tu papá de sus días de boxedor en Cuba?

“Que Santiago tenía los mejores boxeadores del país, que la mayoría de las medallas de oro venían de Santiago y Guantánamo, del Oriente de Cuba. A mí Santiago me encanta, yo viví ocho meses ahí, hasta fui a la escuela en Santiago’’.

¿Cómo recuerdas ese tiempo?

“Hice como cinco meses de segundo grado. Había un chico que se quería fajar conmigo todos los días y yo le daba una paliza, y después el papá también le daba una paliza. Como tres semanas se fajaba conmigo y después aprendió que no era bueno fajarse conmigo’’.

¿Sigues visitando Santiago?

“Claro, si a mí me encanta ir. Allá tengo mis abuelos, mis tíos, mis primos. Siempre voy a volver’’.

¿Qué sacase del boxeador cubano?

“Quizá la defensa, pero yo no soy un boxeador cubano, ni americano, ni mexicano. Yo tengo mi propio estilo, he aprendido de todas las razas, de los mejores. De cada cual saco lo mejor, sus trucos’’.

¿Nada de nada?

“¿Recuerdas a los boxeadores cubanos de los 80, que pegaban duro? Yo aprendí de esa era. Soy como esos cubanos viejos. No como los nuevos, estos que tiran manotazos. Soy como aquellos, que te quieren noquear, que pelean con rabia, con sangre’’.

¿Cuáles son sus metas en el boxeo?

“Ser campeón del mundo en 135, 140, 147 y 154. Quiero ser el mejor libra por libra del mundo. Ya lo vas a ver. Poco a poco. Empecé a boxear tarde, a los 17 años, pero voy mejorando de pelea en pelea. Yo no paro de aprender’’.

¿Quiénes han sido tus entrenadores?

“Ahora entreno con mi papá y uno que le dicen Bullet. También he entrenado con Ismael Salas y Cepillo Casamayor’’.

¿Qué aprendista con Cepillo?

“A meter cabezazos…(se rie a carcajadas) No, tú no sabes como yo quiero a Cepillo. Cepillo es el mejor boxeador cubano que ha venido para acá, sin duda alguna. El mejor’’.

¿Tienes algún ídolo en el boxeo?

“Yo no quiero ser como ningún boxeador, yo quiero ser como yo. El que imita no progresa. Soy Rolando. Voy a seguir mejorando y estoy seguro de que seré el mejor libra por libra. En dos años voy a ser campeón mundial. Al final del 2020 seré campeón mundial’’.

  Comentarios