Boxeo

Se atrincheró en La Habana para buscar la fórmula contra el Monstruo. Ahora sabremos si la encontró

¿Servirá haber entrenado en Cuba para vencer al Monstruo?

Emmanuel Rodríguez dice que si pudiera, volvería a La Habana. El boricua habla maravillas de su campamento de preparación en la capital cubana, donde se aisló de ruidos externos y se entrenó como nunca para la gran pelea de su vida.
Up Next
Emmanuel Rodríguez dice que si pudiera, volvería a La Habana. El boricua habla maravillas de su campamento de preparación en la capital cubana, donde se aisló de ruidos externos y se entrenó como nunca para la gran pelea de su vida.

Emmanuel Rodríguez dice que si pudiera, volvería a La Habana. El boricua habla maravillas de su campamento de preparación en la capital cubana, donde se aisló de ruidos externos y se entrenó como nunca para la gran pelea de su vida.

Ojalá que haya sido como dice el de Puerto Rico, porque el reto que tiene delante este sábado (DAZN) es más grande que el volcán Fuji. Enfrentar a Naoya Inoue (17-0, 12 KO) es una tarea de titanes, porque por gusto no le dicen el Monstruo a este tremendo guerrero japonés.

La última vez que Inoue pisó un ring puso a dormir al dominicano Juan Carlos Payano, un ex campeón del mundo con mucha experiencia y sentido del ring. Duró más el tiempo de recuperación del vencido que el tiempo mismo de la pelea.

Inoue es rápido de manos y piernas. Su pegada, para las 118 libras, es algo fuera de lo normal. Rodríguez, quien pone en juego su título de la Federación Internacional, deberá combatir de manera perfecta, evitando la mano poderosa del nipón, desplegando habilidades superiores, algo que ha simple vista no se espera.

¿Habrá encontrado en La Habana esos recursos? Cuba tiene una gran tradición amateur, pero lo profesional es otra cosa, otro sistema, otros sparrings. La isla, además, también tiene sus cantos de sirenas, sus distracciones.

Rodríguez (19-0, 12 KO) avanzó a la semifinal de la Súper Serie en octubre pasado, cuando se impuso por decisión dividida en cerrado combate al australiano Jason Moloney.

Su título de la FIB lo conquistó en mayo al superar por decisión unánime en Londres a Paul Butler, donde se ganó el derecho a participar en el prestigioso torneo que otorga el trofeo Muhammad Alí.

Veremos si el viaje a La Habana le ayudará a no ser devorado por el Monstruo.

  Comentarios