Boxeo

Cuando nadie creía en él, este empresario cubanoamericano le dio un giro a la carrera de Andy Ruiz

La increíble historia del cubano que ayudó a Andy Ruiz

Luis de Cubas fue vital para que Andy Ruiz llegara a Premier Boxing Champions y ayudo a negociar la pelea contra Anthony Joshua. Conoce de boca de su padre, otro prestigioso promotor cubano, la verdadera historia.
Up Next
Luis de Cubas fue vital para que Andy Ruiz llegara a Premier Boxing Champions y ayudo a negociar la pelea contra Anthony Joshua. Conoce de boca de su padre, otro prestigioso promotor cubano, la verdadera historia.

Después de varias conversaciones con Andy Ruiz, Luis De Cubas Jr. quería estar seguro del paso que iba a tomar. Por eso llamó al hombre en que más confía: su padre. “¿Qué crees?, le preguntó poco antes de unir al pesado a Premier Boxing Champions.

Eran las Navidades del 2018 y Ruiz venía saliendo de un contrato con Top Rank marcado por dificultades y varios meses de inactividad, no era todavía muy conocido, pero donde otros habían fallado en ver sus virtudes, De Cubas Jr. vislumbraba un potencial.

Su padre terminó por convencerlo.

“Le dije que tenía las manos muy rápidas y le comenté la posibilidad de una pelea entre Ruiz y Adam Kownacki, otro pesado bastante gordito’’, recordó Luis de Dubas padre. “Le dije que Ruiz era bueno, que en su única derrota muchos le vieron ganar contra Joseph Parker. Se ve obeso, pero es fuerte y tiene las manos pesadas’’.

De Cubas Jr. no lo pensó más y de conjunto el manager de Ruiz, David García; y el apoyo de Al Haymon, jerarca de PBC, concretaron el pase del mexicoamericano a una de las empresas más poderosas del boxeo, con algunos de los mejores pesados del momento.

Pero el polaco Kownacki –el 3 de agosto se mide a Chris Arreola- no sería el primer oponente de Ruiz, sino el ruso Alexander Dimitrenko, a quien vencería por nocaut en Los Angeles para reafirmar la idea de De Cubas Jr. sobre los negocios futuros.

“Mantente listo que cualquier cosa es posible’’, le comentó De Cubas Jr. tras la victoria a Ruiz, sin imaginar cuan premonitarias serían sus palabras y mucho menos que se presentaría la posibilidad de enfrentar al multi campeón de la división máxima Anthony Joshua.

Cuando Jarrell Miller fue desechado por fallas de dopaje, cuando el negocio con el cubano Luis Ortiz –ya tenía amarrada la revancha con Deontay Wilder- no llegó a ninguna parte por otros compromisos adquiridos, sono el teléfono de De Cubas Jr. Del otro lado, DAZN preguntaba por la disponibilidad de Ruiz.

Ya De Cubas Jr. había delineado delante de Haymon el plan para impulsar a Ruiz: dos o tres peleas y luego encontrar algo grande para un boxeador que podía convertirse en una atracción, pero nunca pensó que todo llegara tan rápido y menos que tuviera un final tan sorprendente.

“Luisito negoció fuerte y rápido con la ayuda de PBC y la gente de Ruiz’’, reveló su padre. “El resto es historia y Ruiz es un nombre importante en la historia del boxeo. Ahora sé que viene el tema de la revancha y veremos que se concreta en este segundo capítulo’’.

Unas horas antes de la pelea con Joshua, exactamente a las 4 PM, De Cubas Jr. tuvo una breve conversación con Ruiz. Le recordó que una oportunidad como esta no se da dos veces en la vida y que el inglés apenas le estaba prestando atención desde que fuera anunciado como reemplazo de Miller.

“Pártele para encima’’, recalcó De Cubas Jr. al retador. Ruiz no tardó en responderle: “No te preocupes, eso es lo que pienso hacer’’, Y salio como un hombre que tuviera una misión en la vida, dispuesto a romper mitos y esquemas.

Ruiz es el último de los campeones que han pasado por las manos de De Cubas Jr., quien aprendió los secretos del boxeo –subiendo cubos de agua a las esquinas- junto a su padre, un veterano y reconocido promotor cubano establecido en Miami y que ha trabajado con decenas de púgiles que van desde Roberto Durán hasta Joel Casamayor.

De Cubas Jr. parece tener arte para convertir retadores en campeones, pues lo de Ruiz sobre Joshua recuerda el éxito improbable de Caleb Plant ante José Uzcátegui, o el triunfo inesperado de Julian Williams frente a Jarrett Hurd.

Por otra parte, De Cubas Jr. ha sido vital para el establecimiento de figuras cubanas como Erislandy Lara, Yordenis Ugás, Luis Ortiz, los hermanos Rancés y Leduán Barthelemy, sin olvidar que su primer antillano fue el legendario “Cepillo’’ Casamayor.

Siendo aún un adolescente, De Cubas Jr. dejó la Universidad y se marchó de Miami a Las Vagas para vivir los últimos capitulos de la carrera de Casamayor, cuando este parecía acabado, pero el campeón olímpico de Barcelona 1992 renació con un triunfo tremendo sobre Michael Katsidis.

De pronto, el nombre de De Cubas Jr. comenzó a sonar con fuerza y hoy es indispensable en el panorama del boxeo actual, gracias al apoyo de un hombre tan importante como Haymon y triunfos como el de Andy Ruiz.

“En el boxeo, cuando se negocia, lo más importante es la palabra’‘, recalcó el cubanoamericano. “Es la única manera en que uno se gana el respeto en este negocio. No fue fácil dejar la universidad e irme lejos de la familia para empezar solo, pero yo estaba convencido de que esto es lo que me gusta y que mi manera de ser me iba a abrir caminos. Lo que digo, lo cumplo. Mi palabra vale más que cualquier cosa’‘.

  Comentarios