Boxeo

Otro crucero cubano intentará levantar la mano en Europa muy cerca de donde pelea Dorticós

Hablar y hablar es lo único que hace Jesse Hart, dice Sullivan Barrera

Sullivan Barrera lo había advertido unos minutos antes: “Por ahí anda Jesse Hart hablando y hablando. No sabe hacer otra cosa’’. Y vaya que si sabe este hombre que el sábado en Las Vegas (ESPN+) subirá al ring contra el cubano.
Up Next
Sullivan Barrera lo había advertido unos minutos antes: “Por ahí anda Jesse Hart hablando y hablando. No sabe hacer otra cosa’’. Y vaya que si sabe este hombre que el sábado en Las Vegas (ESPN+) subirá al ring contra el cubano.

Casi justo al mismo tiempo en que Yunier Dorticós intente pasar por encima de Andre Tabiti en Letonia, su compatriota Mike Pérez buscará la forma de superar en Rusia a Aleksei Egorov (BOXNATION) y continuar su ascenso en la división crucero.

Pérez iba a enfrentar en principio al congolés Ilunga Makabu, pero el africano sufrió una lesión y en su panorama apareció este joven guerrero eslavo de apenas 25 años y posee un título nacional en el límite de las 200 libras.

Clasificado 10 en el ranking del Consejo Mundial, Pérez realizó la mejor parte de su carrera profesional en el peso completo y era uno de los grandes aspirantes al trono cuando, lo que debió ser su noche grande en el ring, se convirtió en una pesadilla que lo persiguió durante mucho tiempo.

Poco después de derrotar en noviembre del 2013 a Magomed Abdusalamov por decisión unánime en el Madison Square Garden de Nueva York, el ruso sufrió de un derrame cerebral que le dejó secuelas trágicas al punto de alterar su vida para siempre.

“Eso cambió mi vida también’’, admitió Pérez en una entrevista. “Traté de esconderlo durante mucho tiempo. Recibí mucho abuso en redes sociales y por eso me escondía. Empecé a beber mucho, a hacer cosas estúpidas y a no entrenar. Era duro’’.

Todo eso se podía ver en el ring con un Pérez distante y desinteresado. Su punto más bajo fue la derrota por nocaut en mayo del 2015 contra el ruso Alexander Povetkin, cuando no pudo rebasar el primer asalto. Al final de esa noche, anunciaba su retiro del boxeo.

Dos años después, el cubano radicado en Irlanda y ex campeón mundial juvenil amateur, retornaba al cuadrilátero para iniciar una segunda parte que le llevó a rebajar 75 libras, le permitió combatir en el peso crucero y tomar parte en la primera Súper Serie.

A pesar de una peleada derrota contra el entonces campeón Mairis Briedis, el guerrero de Ciego de Ávila logró triunfos importantes sobre Matías Magrini y Keith Tapia para llamar la atención de expertos y aficionados.

  Comentarios