Boxeo

De Barcelona a Las Vegas, el Cepillo de Cuba comienza a recibir los elogios que merece desde hace rato

Joel Casamayor- Dios siempre estuvo conmigo en el ring

El boxeador cubano, Joel "Cepillo'' Casamayor suma ahora una convicción religiosa que le hace los días más llevaderos, especialmente ahora que los grandes reflectores de las arenas de boxeo no caen encima de su cuerpo.
Up Next
El boxeador cubano, Joel "Cepillo'' Casamayor suma ahora una convicción religiosa que le hace los días más llevaderos, especialmente ahora que los grandes reflectores de las arenas de boxeo no caen encima de su cuerpo.

A la fe interna que siempre le acompañó en sus buenos días de boxeador, Joel “Cepillo’‘ Casamayor suma ahora una convicción religiosa que le hace los días más llevaderos, especialmente ahora que los grandes reflectores de las arenas de boxeo no caen encima de su cuerpo.

El cubano, sin embargo, vivirá un fin de semana histórico para él y su país, cuando sea exaltado al Salón de la Fama de Nevada, en Las Vegas, junto a una camada de estrellas como Bernard Hopkins y Juan Manuel Márquez, entre otros que pusieron bien alto el deporte.

Con su hablar apresurado y sus movimientos en aceleración constante, Cepillo ha encontrado el tiempo para reflexionar sobre su carrera ilustre que todavía debe ser elogiada y aplaudida con más fuerza dentro y fuera de Cuba. Campeón olímpico, doble titular profesional, sus peleas contra Diego Corrales son material de leyenda y su vida misma vale un buen libro.

¿Qué significa para ti Cepillo entrar a este Salón?

“Imagínate, mira la lista de los que van a entrar conmigo. Todos son grandes y estar entre ellos dice mucho de lo que fue mi carrera. Uno tiene idea de lo que ha alcanzado, pero cuando otros te dan un premio como este, pues significa mucho, un gran orgullo’‘.

¿En tus comienzos como amateur, pensaste en algo así?

“Imposible, en esos momentos uno solo piensa en ganar una medalla olímpica, que es algo que recordaré e irá conmigo por siempre. Pero más allá de uno, hay que darle gracias a Dios que me dio el talento y la vida para triunfar y mantenerme por mucho tiempo en el deporte’‘.

¿Imaginas el momento en que te den el anillo de inmortal?

“Va a ser algo muy emocionante. En esos momentos uno no puede menos que recordar todo lo que ha pasado, lo bueno y lo malo, pero sobre todo me sentiré bendecido con todo ese camino recorrido para llegar hasta aquí’‘.

¿Cuándo veremos al Cepillo en el Salón Internacional de Nueva York?

“Eso solo lo sabe Dios, que ya me puso en el de Nevada y también, algún día, me entrará al de Nueva York. Lo mejor es no pensar en esas cosas y dejar que vengan a uno, si es que vienen, pero no cabe duda de que me encantaría ser reconocido en el gran Salón de la Fama del boxeo’‘.


¿Crees que te faltó algo en tu carrera?

“No soy perfecto. No lo hice todo bien, como cualquier boxeador. Tal vez algo me faltó, pero en sentido general estoy contento. Dios siempre estaba conmigo arriba del ring. Ese es el campeón, no yo’‘.

¿Cómo te sientes de entrenador?


“Bien, tranquilo, esperando que llegue mi momento. Porque sé que como entrenador también tendré un gran momento, un reconocimiento. Aún me falta conocer todos los secretos, pero siento que voy llegando’‘.

Si tuvieras que dar un solo consejo a un boxeador, ¿qué le dirías?

“Que se enfoque en la pelea y que se olvide del público’‘.

Fuera del ring, ¿cómo aceptas el retiro?

“Como si todavía fuera boxeador. Ahora es que me doy cuenta, abajo del ring, que la gente me quiere. Me hacen reir, me piden fotos, me recuerdan momentos de mi carrera. Ese cariño se lo ha ganado el Cepillo’‘.

  Comentarios