Boxeo

Todo listo para montarnos en el tren Robeisy Ramírez a donde quiera y cuan lejos vaya

ROBEISY RAMIREZ junto al presidente de Top Rank, Bob Arum.
ROBEISY RAMIREZ junto al presidente de Top Rank, Bob Arum.

Todo está listo para la salida del tren Robeisy Ramírez rumbo al estrellato. Los ojos de los aficionados en el boxeo que le conocen y de esos otros que todavía les resulta un misterio, estarán puestos en el doble campeón olímpico que debutará como profesional este sábado en Filadelfia.

Desde que se anunciara su primera presentación por ESPN+, mucho se ha comentado sobre el talento de este muchacho que ha llegado en un excelente momento al boxeo: con sus dos medallas de oro a cuesta y apenas 25 años, ni tan gastado como otros compatriotas, ni tan desconocido para comenzar de cero.

Todo lo contrario, el cubano abre con pie derecho y cuenta con el apoyo rotundo de Top Rank que posee bolsillos profundos y conexiones de todo tipo para llevar adelante su carrera en un momento en que este deporte vive una buena época y un resurgir del interés público.

Como si fuera poco, Ramírez debutará en un momento donde la reputación del boxeo cubano en particular se ha reparado a la luz de las últimas peleas de figuras como Guillermo Rigondeaux, Yuriorkis Gamboa, Erislandy Lara, Yordenis Ugás y Yuniel Dorticós, entre otros.

El malsano mito de que el cubano corre y no gusta ha pasado a un segundo plano por estos días, asaeteado por los ejemplos de excelente peleas y nocauts que, si bien reflejan una luz positiva en Ramírez, también habrán de exigirle sobre una premisa: Top Rank lo está vendiendo como la próxima gran estrella del boxeo.

“Que regalo poder firmar a un doble medallista olímpico como Robeisy Ramírez’‘, comentó el presidente de Top Rank, Bob Arum. “El último doble medallista olímpico que firmamos en los amateurs, Vasyl Lomachenko, se ha convertido en una gran estrella. Anticipamos lo mismo para Ramírez. Un talento especial que tiene lo necesario para llegar al tope de la división pluma en corto tiempo’‘.

Más claro no puede ser. Notaron la referencia al Loma. Palabras mayores. A Ramírez se le exigirá y pronto. Ahí está el caso de Shakur Stevenson, su vencido en los Juegos de Río de Janeiro en el 2016, listo para convertirse en campeón mundial en su próxima pelea. ¿Quién no sueña con un choque entre ambos con saborcillo a revancha? Jóvenes, talentosos, carismáticos. Desde ya esa posibilidad debe estar en los planes de Top Rank.

En la cita de Londres 2012, Ramírez alcanzó lo más alto del podio pasando por encima de amateurs que ahora son buenos prospectos en el pugilismo de paga como Andrew Selby, Michael Conlan-otro muy cercano a una faja del orbe- y Tugstsogt Nyambayar.

Cuatro años más tarde, en el balneario de Brasil, superó a Stevenson y a Murodjon Akhmadaliev, otro que está brillando en los profesionales y se acerca a un combate por un título del mundo en el peso gallo. Ramírez llega de último a este contingente, pero si toda su promesa se cumple, pronto será el primero.

Su rival de este sábado, Adan González, cobra cierta importancia, aunque su record no ofrezca muchas claves. Siempre se recuerda al vencido inicial, aquel que sirvió para iniciar el camino, sobre todo si se llega lejos. Pero cuando se trata de Top Rank siempre hay un extra.

Más allá de las declaraciones oficiales pomposas y prefabricadas, la compañía estará evaluando la proyección real de su inversión. Los títulos olímpicos tienen un valor, pero sobre todo son herramientas de promoción y poco más. ¿Recuerdas como mercadearon la pelea entre Lomachenko y Guillermo Rigondeaux? Un doble campeön vs. otro doble campeón de las olimpiadas.

Por sus actuaciones no solo en citas estivales, sino también en Centroamericanos, Panamericanos y Mundiales, quedaba claro que Ramírez era el boxeador cubano más cercano a un guerrero profesional, poseedor de un estilo completo, con mucho arsenal técnico y un carisma que habrá de ayudarle en lo adelante. Así que todo listo para montarnos en el tren Ramírez, a donde quiera y cuan lejos vaya.

  Comentarios