Boxeo

Eran tres y ya pasó una. La afición espera por Luis Ortiz vs. Deontay Wilder, antes de Ruiz vs. Joshua

Eran tres y ya pasó una. La sangrienta victoria de Tyson Fury sobre Otto Wallin fue apenas el abrebocas de dos tremendas citas que deben suceder en el peso completo antes de que finalice el 2019: Deontay Wilder vs. Luis Ortiz y Andy Ruiz Jr. vs. Anthony Joshua.

Como hacía tiempo no se advertía, la categoría máxima del boxeo ha recuperado su brillo y aliento con una nueva oleada de campeones y aspirantes que se ha revertido en interés de los aficionados y dinero de los promotores. Los gigantes están de vuelta y de qué manera.

Basta tomar de ejemplo el choque de Fury y Wallin que en principio parecía un paseo sobre alfombra roja para el inglés. El Rey de los Gitanos tuvo que emplearse a fondo para superar al sueco, después de una doble cortada encima del ojo que requirió 50 puntos de sutura.

Fury combatió durante nueve asaltos con la Espada de Damocles de una posible derrota por nocaut si el médico de la Comisión Atlética de Nevada hubiese estimado que la herida era -y en realidad lo era- lo suficientemente profunda como para detener las acciones. En Nueva York, sin duda, las habrían detenido.

Una pérdida en Las Vegas hubiera puesto fin a los planes de enfrentar a Wilder en algún momento entre febrero y marzo del 2020. Pero en el proceso, descubrimos que Wallin es un contendor legítimo, otro más para sumar a la lista de quienes piden la cabeza de los coronados. Al sueco le veremos de nuevo en TV y más pronto de lo que imaginan.

Una derrota habría hecho saltar en pedazos los planes de enfrentar a Fury contra Wilder en la primera mitad del 2020, siempre y cuando el Bombardero de Bronce disponga del cubano Ortiz en la potencial fecha del 23 de noviembre, algo que debe anunciarse en los próximos días.

Si Wallin puso en aprietos a Fury, ¿qué no podría hacer Ortiz, quien ya estuvo a nada de destronar a Wilder en marzo del 2018? El cubano es quizá el mejor boxeador entre todos los pesados que no poseen faja mundial y sabe que esta puede ser su última oportunidad de conquistar un cetro. Las apuestas no pueden ser más altas y por eso el interés de este choque.

Finalmente, los aficionados cuentan los días para la llegada del 7 de diciembre, cuando se sabrá si lo de Ruiz Jr. fue sorpresa de un día o el inicio de un largo y legítimo reinado del mexicano. Son tantas las subtramas de este encuentro con sede en Arabia Saudita, que bien merece una película.

Ciertamente, hay otras peleas de mérito entre los pesados como la de Oleksandr Usyk vs. Tyrone Spong el 12 de octubre en Chicago y la de Joseph Parker vs. Derek Chisora el 26 de ese mismo mes en Londres, pero estos dos mega choques de la élite son los que decidirán el curso de acción en la categoría para la venidera temporada.

  Comentarios