Boxeo

Aquel que perdió no era Robeisy Ramírez. El verdadero está por aparecer

Con una humildad tan grande como su talento, Robeisy Ramírez ha comenzado a subir la cuesta de la gloria. El guerrero cubano lleva un par de días entrenando en Las Vegas bajo las órdenes del profesor Ismael Salas para borrar una página que nunca olvidará hasta el último de sus días.

Pero de aquel debut de derrota y frustración, Ramírez espera sacar lo mejor para unirlo a lo que le pueda enseñar Salas rumbo a su próxima presentación profesional a principios de noviembre en California, cuando el mundo del boxeo estará expectante.

El doble campeón olímpico sabe todo lo que está en juego y por eso hizo su maleta y se fue lejos de todo a encontrar la concentración y las herramientas necesarias para derribar dudas y relanzar su carrera con un mensaje en mente: aquel que perdió no era Robeisy Ramírez. El verdadero está por aparecer.

¿Cómo ves a la distancia lo sucedido en tu debut?

“No le echo la culpa a la esquina, porque creo que hicimos una buena preparación, aunque la esquina influye. Pero la culpa es mía, porque me tranqué, me invadió la presión del momento. Todos los que han seguida mi carrera saben que soy muy distinto a lo que se vio esa noche. Quizá pasó porque debía pasar. Tal vez hasta sea algo bueno’‘.

¿Y la decisión de entrenar con Salas?

“Yo traté de asimilar todos los comentarios, los buenos y los malos, los positivos y los críticos. La decisión de venir con Salas fue enteramente mía. Cuando estuve de visita por Miami tuve una larga conversación con Yordenis Ugás y él me dijo que había que buscar cosas grandes. También me entrenador de Cuba, Raúl Fernández, me dijo que buscara a Salas. Era algo necesario’‘.

¿Conocías de Salas antes de llegar a Estados Unidos?

“Salas es una institución, conocía su historia, los campeones que ha formado en varias partes del mundo, el trabajo con grandes boxeadores cubanos. Es un orgullo que me haya aceptado en su academia. Como te digo, quizá debió suceder lo de Filadelfia para que pudiera venir a Las Vegas’‘.

¿Qué te han parecido los primeros días a tu lado?

“Estoy viendo cambios de inmediato. El va a cambiar ciertas cosas sin tocar la esencia de lo que soy como boxeador. Soy joven, pero llevo mucho tiempo en el boxeo. Lo que me falta es la maña de los profesionales. Así que todo lo que él me enseñe lo voy a absorber como una esponja’‘.

¿Cómo recuerdas el momento en que decretaron tu derrota?

“Realmente, cuando escuché decisión dividida, pensé que había ganado. Es cierto que hubo un conteo en el primer asalto, pero fue más un desbalance. Luego fue levantando y para el cuarto dominaba pero entonces se acabó todo. Nosotros habíamos entrenado para ocho rounds, pero la Comisión de Filadelfia tiene como regla que los debutantes no deben pasar de los cuatro’‘.

¿Y en lo humano?

“Me golpeó mucho. Me bajé del ring y me fui frustrado. Me sentía mal por haber dejado pasar la oportunidad. Había mucha expectativa, la televisión...Lloré un poco, pero luego un amigo me dijo que lo peor había pasado y no tenía sentido revivirlo. Que muchos iban a hablar de mí, que tendría más gente pendiente para mi próxima pelea. Traté de encontrar un poco de luz en la oscuridad’‘.

Hablando de la próxima pelea, ¿qué esperas demostrar?

“Nada fuera de lo normal. Nada más allá de lo que es realmente Robeisy Ramírez. Quiero simplemente volver a ser lo que soy, dar una buena pelea, un buen espectáculo. El que peleó en el debut no era Robeisy Ramírez’‘.

  Comentarios